Noticias

La transición a la energía 100% renovable es más fácil de lo que parece

Metro descubre lo que hay detrás de una nueva investigación que afirma que un cambio global es más sencillo y que tenemos el 95% de las tecnologías necesarias y la capacidad de ponerlo en práctica

Energías renovables

La transición mundial hacia las energías renovables parecía un camino tortuoso y muy complicado. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford afirma que puede no ser tan difícil.

Dirigido por el profesor Mark Z. Jacobson, catedrático de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad de Stanford y director de su Programa de Atmósfera/Energía, el documento menciona que el calentamiento global, la contaminación atmosférica y la inseguridad energética son los tres mayores problemas a los que se enfrenta la humanidad. Para hacer frente a la inseguridad energética y salvar el medio ambiente, es necesario recurrir a las energías renovables de aquí a 2035. Y tras examinar 145 países, los investigadores descubrieron que la electrificación de todos los sectores energéticos no provocará apagones ni precios más altos.

La investigación, publicada en la revista Renewable Energy, sostiene que un sistema energético alimentado por la energía eólica, hidroeléctrica y solar, junto con el almacenamiento, evitará los apagones y creará nuevos puestos de trabajo. De hecho, según el estudio, los precios de la energía bajarían inmediatamente, y todos los costes iniciales de pasar a una energía 100% renovable se amortizarían en sólo seis años.

Al pasar a un sistema limpio y renovable, el consumo de energía en todo el mundo se reduciría un 56% de forma inmediata. El ahorro se debería a la eficiencia de las energías limpias frente a los sistemas de combustión, así como a la eficiencia de la industria eléctrica, ya que no habría necesidad de gastar energía en la obtención de combustibles fósiles.

El funcionamiento de una red completamente limpia y renovable podría crear unos 4,7 millones de puestos de trabajo a tiempo completo y a largo plazo en diversos sectores energéticos, muchos más de los que se perderían con el cierre de las empresas basadas en los combustibles fósiles.

Aunque en teoría suena sencillo, los expertos advierten que hay distracciones que promueven el uso de tecnologías poco útiles e intereses financieros que impiden que avance el proceso de transición a las energías renovables.

“Estas distracciones desvían el financiamiento tan necesario de las soluciones reales. También hay otras personas con intereses financieros en los combustibles fósiles que están frenando la transición”, explicó Mark Z. Jacobson.

Metro habló con el experto para saber más.

“No necesitamos tecnologías milagrosas para resolver estos problemas (la transición energética).”

—  Mark Z. Jacobson, profesor de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad de Stanford, EE.UU.

$62 mil millones

es la inversión necesaria para actualizar los sistemas de 145 países -que producen el 99,7% del dióxido de carbono del mundo- dispuestos a hacer el cambio.

Beneficios del cambio a la energía 100% renovable, según la investigación:

-Evitará los apagones.

-El consumo mundial de energía se reduciría en más de un 50%.

-Podría crear millones de puestos de trabajo.

-El cambio reduciría los costes energéticos globales anuales en más de un 60%.

-Tendría beneficios para la salud y combatiría el calentamiento global al reducir la contaminación.

Entrevista

Mark Z. Jacobson

profesor de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad de Stanford, EE.UU.

P: ¿Es complicada la transición mundial hacia las fuentes de energía renovables?

- En teoría, es sencilla. Tenemos el 95% de las tecnologías que necesitamos y la capacidad de aplicarlas. Sin embargo, hay mucha gente que nos distrae de la aplicación de la solución proponiendo tecnologías menos útiles o inútiles, como la captura de carbono, la captura directa del aire, el hidrógeno azul, la bioenergía y los nuevos reactores nucleares. Estas distracciones desvían el financiamiento tan necesario de las soluciones reales. También hay otros que tienen un interés financiero en los combustibles fósiles y están frenando la transición.

P: ¿Cuáles son las soluciones de bajo costo para el calentamiento global, la contaminación del aire y la inseguridad energética en general?

- La idea es electrificar todos los sectores energéticos no eléctricos (transporte, industria, edificios) y suministrar la electricidad con tecnologías eólicas, hídricas y solares (WWS por sus siglas en inglés), además de almacenamiento y aparatos y máquinas eléctricas. Las tecnologías WWS incluyen la eólica terrestre y marina, la geotérmica, la hidroeléctrica, la solar fotovoltaica y la energía solar concentrada principalmente. El almacenamiento incluye la electricidad, el calor, el frío y el hidrógeno. Entre los dispositivos eléctricos se encuentran los vehículos eléctricos de batería, los vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno (para el transporte pesado de larga distancia), las bombas de calor eléctricas para la calefacción y el aire acondicionado del aire y el agua, las placas de inducción eléctricas para cocinar, etc.

P: ¿Cuáles serían los principales beneficios de una transición global?

- La eliminación de hasta 7 millones de muertes anuales por contaminación atmosférica en todo el mundo, la reducción de las emisiones causantes del calentamiento global, la seguridad energética, la reducción de las necesidades de suelo en comparación con la industria energética actual y la creación de muchos más puestos de trabajo a tiempo completo y a largo plazo que los perdidos.

P: ¿Cuándo debería el mundo hacer el cambio?

- Necesitamos una transición del 80% para 2030 y del 100% para 2035 o 2040. La transición rápida es para eliminar lo más rápido posible los 7 millones de muertes por contaminación atmosférica al año en todo el mundo y para limitar el calentamiento global a 1,5°C por encima de las temperaturas del periodo 1850-1900.

Tags

Lo Último

Te recomendamos