Mundo

Curiosidades asombrosas de la Reina Isabel II de Inglaterra

Dicen que la Reina Isabel II de Inglaterra cambió el testamento y sacó a su bisnieta Lilibet Diana Mountbatten-Windsor.

Elizabeth Alexandra Mary, conocida como la Reina Isabel II de Inglaterra.

El mundo está devastado y consternado por el fallecimiento de Elizabeth Alexandra Mary, conocida como la Reina Isabel II de Inglaterra, el pasado jueves, 8 de septiembre.

La monarca más longeva de la historia de las islas británicas murió a los 96 años junto a su familia en el castillo de Balmoral, en Escocia, informan diversos medios de comunicación.

Antes de su funeral, será velada por cuatro días en el salón de Westminster para que pueda expresar su respeto todo aquel que lo desee. Esto, luego que su féretro regrese a Londres.

Reina Isabel II, lo que no sabías

Conforme a portales nacionales e internacionales, la reina Isabel II modificó su testamento el 30 de agosto. En este, dejó por fuera a su bisnieta Lilibet Diana Mountbatten-Windsor y su madre, la exactriz estadounidense Meghan Markle.

Pidió, además, que todas sus joyas sean repartidas entre todas las mujeres de su familia. De hecho, piezas valoradas en más de 110 millones de dólares: anillos, collares, aros pendientes, prendedores.

Le gustaba el alcohol. Debido a su avanzada edad, los médicos habían solicitado no beber más. Sin embargo, siguió ingiriendo vino dulce; anteriormente, antes de irse a dormir tomaba una copa de ginebra, todos los días un martini, vino con las comidas.

Los cisnes del Támesis pertenecían a la soberana. Asimismo, esturiones a tres millas de la costa de Reino Unido, delfines y ballenas. A lo largo de su vida, tuvo más de 30 perros.

Visitó al menos 100 naciones durante su reinado, pese que no tenía pasaporte. Y es que estos los otorgaba ella misma.

¿Imitadora de las buenas?

Las personas que la conocieron la describen como una mujer con un talento innato para hacer reír, realizar mímica y despertar el sentido del humor del más aburrido, aunque al ver daba la impresión de ser una fémina inexpresiva, con un comportamiento serio.

“La reina imitando el aterrizaje del Concorde es una de las cosas más divertidas que puedes ver”, manifestó una vez el capellán doméstico de la monarquía, el obispo Michael Mann.

La Reina Isabel II de Inglaterra podía ser en cualquier momento “sumamente divertida en privado, y no todos saben lo divertida que puede ser”, dijo Rowan Williams, el ex arzobispo de Canterbury.

Tags

Lo Último

Te recomendamos