Noticias

Artista crea impresionantes obras de arte con mapas

Al fusionar el paisaje y la humanidad, hace posible que los espectadores vean surgir retratos de los patrones topográficos

Arte con mapas

Los mapas antiguos pueden ser hermosos por sí mismos, pero el artista británico Ed Fairburn decidió adoptarlos como un lienzo inusual para sus obras maestras. Al fusionar el paisaje y la humanidad, hace posible que los espectadores vean surgir retratos de los patrones topográficos. Metro charló con Fairburn -que nos recuerda que somos un producto de nuestro entorno- para saber más.

“Somos un producto del paisaje, y ahora estamos cambiando el paisaje de forma irreversible”.

—  Ed Fairburn, artista británico.

Entrevista

Ed Fairburn, Artista británico

P: ¿Cómo empezó con el arte de los mapas?

- Empecé a trabajar con mapas como continuación de mi proyecto final en la escuela de arte, hace 10 años. Me interesó especialmente el contexto y la utilización de diversos mecanismos cotidianos de forma extraordinaria. Por ejemplo, uno de los principales proyectos de mi último año fue el arte postal: convertir el exterior de los sobres en obras de arte. También me gustaba el retrato como forma de arte, así que dibujar personas era (y sigue siendo) un tema central en mis obras. Unos seis meses después de graduarme en la escuela de arte, compré un viejo mapa de carreteras en una tienda de beneficencia (siempre he coleccionado cosas raras, así que esta compra no era inusual). Por aquel entonces todavía me interesaba jugar con el contexto y “secuestrar” materiales inusuales. Recuerdo que un día miré el mapa y me pregunté si podría intercalar mis propias imágenes, siguiendo una serie de reglas. La cartografía ya es, en esencia, un conjunto de reglas que muestran varios conjuntos de información, así que cuando añadí mis propias imágenes sobre el mapa, estaba añadiendo esencialmente mi propio conjunto de reglas, complementando el lenguaje visual del mapa. El resultado fue una armoniosa coexistencia de persona y paisaje, tanto estética como simbólicamente. Ese primer mapa que compré me costó sólo 20 céntimos y a menudo pienso en él como la mejor inversión que he hecho. Me permitió iniciar una carrera haciendo lo que me gusta. Tampoco creo que deje de trabajar con mapas: cuanto más exploro, más quiero seguir haciéndolo.

P: ¿Cómo elige los mapas y las caras para sus obras?

- Para los trabajos de iniciativa propia, simplemente selecciono lo que me gusta y con lo que quiero trabajar. Eso suele empezar por el mapa. Tengo una enorme colección de mapas que no para de crecer, y a menudo me atraen determinados patrones, colores o lugares; a partir de ahí, miro la composición del paisaje y me imagino el tipo de pose, postura y expresión general de la figura que creo que encajaría con el paisaje. Los trabajos por encargo son un poco diferentes, ya que a menudo trabajo con una persona y un lugar concretos, pero el proceso básico de sincronización es el mismo.

P: Háblenos de su proceso

- Al principio de cada cuadro, paso un tiempo estudiando el paisaje y el tema, antes de empezar a dibujar. Busco patrones o formas clave que compartan tanto el mapa como el tema; a esas zonas las llamo “puntos de anclaje”, son las piezas angulares de un rompecabezas, las piedras angulares a partir de las cuales se construye todo lo demás. Tengo mucho cuidado de trabajar con el lenguaje de cada mapa. Mi objetivo es trabajar con el mapa o dentro de él, no sobre él. Intento preservar la funcionalidad original del mapa en la medida de lo posible. Al trabajar con mapas de papel originales, adopto un enfoque de “bolígrafos y lápices”, utilizando diversas tintas, pinturas y, en ocasiones, lápices. Cada mapa y cada tipo de papel son diferentes, por lo que a menudo tengo que probar zonas antes de decidir qué materiales utilizar.

P: ¿Busca también difundir un mensaje con sus obras?

- Quiero que mi obra refleje las similitudes entre nosotros como especie y este lugar que llamamos hogar. Quiero recordar suavemente a los que lo ven que la naturaleza ha creado ambas cosas. Las carreteras y los ríos se convierten en venas y arterias, los contornos de las colinas y las montañas son comparables a los contornos de nuestros propios cuerpos; es una comparación muy literal. También es una coexistencia optimista. Dependemos del mundo natural que nos rodea y, en muchos sentidos, el mundo natural depende de nosotros, en el sentido de que depende de que tomemos decisiones responsables sobre el impacto que tenemos en el paisaje.

Tags

Lo Último

Te recomendamos