Mundo

Monja será condenada por tortura tras aberrante caso de maltrato a un menor

La monja le amarró los genitales al niño de 9 años para evitar que se orinara en la cama.

Monja le amarró los genitales a un niño porque se orinaba en la cama.

De acuerdo con la Fiscalía General de la Nación la monja, identificada como Catalina Cañón, que trabajaba en la fundación Hogar Monserrate, ubicada en la vereda Tilatá en el municipio de Chocontá, Cundinamarca; habría amarrado los genitales de un niño de 9 años porque se orinaba en la cama. Ahora debe responder ante la justicia por tortura agravada.

Puede leer: Llaman a declarar a Mauricio Lizcano sobre caso de nóminas paralelas en el Estado

De acuerdo con El Tiempo, el niño de 9 años se encontraba interno en la fundación Hogar Monserrate, en donde viven menores que tienen dificultades y allí pueden estudiar y formarse como buenos ciudadanos.

La familia del niño revelaron la situación el pasado 5 de julio de 2021 por la que pasaba el niño, que solo podía recibir visitas cada seis meses y cada jueves a las 5:30 de la tarde podía comunicarse por teléfono con el menor.

El niño tiene problemas para comunicarse, por lo que no había podido decir qué era lo que sucedía; sin embargo en octubre de 2021 pasó tres días con su familia, ya que desde el internado habían solicitado que lo vacunaran contra la covid-19. “Nosotros le preguntábamos si estaba bien y él no nos decía nada raro”, le dijo al mismo medio, por lo que lo llevaron nuevamente al internado.

Encontraron cabellos humanos amarrados en los genitales

El 12 de diciembre cuando la mamá fue a recogerlo porque se terminaba el contrato, el niño empezó a enfermarse y decía que le dolían los genitales, pero no dejaba que la mamá lo mirara.

Por eso llamamos a un tío para que hablara con él. Lo que pasó fue que quedó conmocionado porque su pene estaba inflamado. Lo llevamos de inmediato al médico”, reveló la madre.

La familia lo llevó a urgencias del hospital de Engativá y los médicos del Hospital San José Infantil llamaron a los padres de familia el martes 14 de diciembre. “Los médicos hallaron que el pene de mi hijo estaba amarrado con cabellos largos de una persona. Habían sujetado su miembro desde la base y eso le impedía orinar”, relató la madre en la denuncia.

Después de eso el niño les dijo a sus padres que una monja a la que le decían ‘Cata’ era la que le había hecho eso debido porque se orinaba en la cama.

Tags

Lo Último

Te recomendamos