Mundo

Reloj de Hitler se vendió en más de $1 millón durante polémica subasta

En el encuentro también se vendieron objetos de la esposa, Eva Braun.

Una de las pertenencias del líder nazi, Adolf Hitler, fue subastada por $1,1 millones a un postor anónimo en Maryland, Estados Unidos. Sin embargo, durante el proceso algunos líderes de la comunidad judía condenaron la venta.

Por su parte, la casa de subastas Alexander Historical Auctions justificó el hecho diciendo que esta venta tiene como objetivo “preservar la historia” y que la mayoría de los artículos que fueron vendidos serán para colecciones privadas o se donarían a museos del Holocausto.

Cabe recordar que Adolf Hitler estuvo un cargo del poder en Alemania entre 1933 y 1945, en donde se produjeron homicidios sistemáticos a 11 millones de personas, entre ellos seis millones de judíos.

Según las palabras de Alexander Historical Auctions, el objeto podría ser un posible presente de un cumpleaños en 1933, cuando Hitler se convirtió en Canciller de Alemania. Asimismo, la información de la subasta asegura que el reloj fue tomado como recuerdo de unos 30 soldados franceses que asaltaron un refugio del líder nazi, Berghof, en mayo de 1945.

Al parecer, el reloj fue revendido y así pasó de generación en generación hasta ahora.

Algunos detalles de este regalo particular es que tiene grabadas varias fechas importantes para Hitler , entre ellas su cumpleaños, cuando salió electo con el partido nazi y cuando se convirtió en Canciller.

Por otra parte, también hubo pertenencias de su esposa, Eva Braun, de quien se subastó un vestido y también algunas fotografías autografiadas por funcionarios nazis.

Sin embargo, ya partir de los documentos entregados por la subasta, no pueden asegurar que el reloj haya sido utilizado por Hitler, pero que según la valoración de un especialista “con toda probabilidad” le pertenecía.

El objeto se vendió por más de US$1 millón, no alcanzando el precio que esperaba la subasta que era de 2 a 4 millones.

La polemica tela amarilla

Uno de los objetos que causó disgusto en las personas, fue que entre los objetos subastados se encontró una tela amarilla con la palabra impresa “Jude “, que en el alemán significa judío.

Durante el holocausto, los nazis utilizaron brazaletes o insignias amarillas para poder identificar a los judíos y así poder aislarlos. Por esta razón, 34 líderes de la comunidad judía describieron la subasta como “abdominable” y pidieron que los artículos nazis retirados.

El rabino Menachem Margolin, presidente de la Asociación Judía Europea, comentó que llevarla a cabo era un " refugio a aquellos que idealizan lo que representaba el partido nazi” .

“Si bien es obvio que las lecciones de la historia deben aprenderse, y los artefactos nazis legítimos pertenecen a museos o lugares educativos, los artículos que se venden claramente no lo son “, argumentó.

“Ya sea una historia buena o mala, debe preservarse” , aseguró Mindy Greenstein, vicepresidenta de la compañía en una conversación con la emisora alemana Deutsche Welle. " Si destruyes la historia, no hay pruebas de que haya sucedido “, aseguró.

Tags

Lo Último

Te recomendamos