Locales

Bhatia arremete contra la contralora por informe de gastos excesivos en el Senado durante su presidencia

Como parte de una auditoría, la Contraloría detalló seis hallazgos, entre ellos, gastos extravagantes como la compra de un sofá por $2,545 y dos lámparas chandeliers por $1,200.

El exlegislador Eduardo Bhatia arremetió hoy contra la auditoría divulgada ayer por la Oficina de la Contralora, Yesmín Valdivieso, quien apunta que durante su incumbencia en la presidencia del Senado, así como en la del senador Thomas Rivera Schatz, se hicieron pagos ilegales al plan médico de oficiales que brindaban servicio como escoltas y se incurrieron en gastos extravagantes en computadoras, muebles y hasta lámparas.

“Estimada Contralora Valdivieso. Reciba un saludo cordial y mi agradecimiento sincero por más de 10 años sirviéndole a Puerto Rico. Le escribo porque no vi en su informe publicado hoy (ayer) que después de administrar sobre $180 millones en 4 años, dejé en la cuenta del Senado más de $8 millones como ahorros cuando concluí mis funciones en 2016. Estoy listo para comparar mi récord de administración sana, austera, limpia y transparente con quien usted quiera”, lee la misiva enviada hoy a Valdivieso.

La Contraloría de Puerto Rico reveló ayer a través de un informe de una auditoría realizada en el Senado de Puerto Rico, que el cuerpo legislativo pagó de forma indebida $74,908 por el plan médico a 10 de los 15 oficiales que sirvieron de escolta a sus entonces presidentes entre el 2013 y el 2018.

“Estos oficiales ya contaban con un plan médico que les pagaba el Negociado de la Policía por $19,000. Al respecto, el Senado actuó contrario al Código Político de Puerto Rico al compensar de forma extraordinaria a los oficiales, por pagar su plan médico, sin autoridad legal para ello”, lee un parte de prensa de la Contraloría.

Del 2013 al 2016 presidió el cuerpo legislativo el exlegislador del Partido Popular Democrático (PPD) Eduardo Bhatia. Mientras que en el 2016, fue el senador del Partido Nuevo Progresista (PNP), Thomas Rivera Schatz, quien retomó la presidencia del Senado de Puerto Rico.

La auditoría de seis hallazgos, indica, además, que “el 46% de los empleados del Senado con puestos de supervisión, acumularon y utilizaron tiempo compensatorio a lo cual no tenían derecho”.

“Este pago de $2,265, para el periodo del 2013 al 2018, es nulo y contrario a la reglamentación vigente”, sostiene.

Los auditores identificaron también que de la totalidad de las compras por $376,921 entre el 2013 al 2020, “el 20% correspondieron a gastos extravagantes, excesivos e innecesarios” como, por ejemplo, un sofá por $2,545, dos lámparas chandeliers por $1,200 cada una, o una mesa de consola por $870 solicitados por personal de un exlegislador, o dos laptops por $9,106 para la Oficina de la Presidencia en el 2016.

Además, el Senado compró 225 camisas rojas para un evento deportivo cuya participación ya incluía una camisa oficial a los inscritos.

De igual manera, la auditoría señala que el sistema de registro de asistencia y licencia adquirido por $21,849 presentaba múltiples deficiencias ya que la acumulación de licencias tenía que hacerse de forma manual. “No descontaba el tiempo compensatorio y la pantalla no daba información básica al empleado, entre otras deficiencias que sólo el proveedor podía asistir”, dice.

“Estas situaciones se atribuyen a la ausencia de evaluación de la necesidad y conveniencia de la compra del mencionado sistema”, añade.

El informe devela también que, al 30 de junio de 2020, el Senado carecía de algunas disposiciones para regular el uso y control de la cuenta de la tarjeta de crédito tales como: la designación de un administrador de la tarjeta, tipo de bienes que se pueden adquirir o las transacciones que no serían permitidas, entre otras.

Bhatia aclaró en su carta que “no fueron dos “laptops”, sino tres computadoras Apple Mac con software incluido que alega se compraron para el equipo de comunicaciones y prensa en 2016 a un costo de alrededor de $9,100.

“Así se evitaba usar recursos externos para editar videos. Me indican que 6 años más tarde las tres todavía están funcionando y en uso en el Senado”, apuntó.

“Las ‘camisetas rojas’ fueron el uniforme del Senado como parte del auspicio y participación del Susan G. Komen, la caminata contra el cáncer. El color de las camisas no era rojo, era vino porque ese es el color del Senado. La Cámara de Representantes también participó ese año con camisetas verdes, porque ese el color de la Cámara. Todo era parte de una campaña de salud donde se fomentaba que todos los empleados del Senado hicieran ejercicio esos 4 años y en el proceso poder solicitar rebajas al plan médico colectivo. Así se hizo”, indicó.

Sobre los candelabros, instó a Valdivieso a verificar con arquitectos de preservación histórica. “El Capitolio es un edificio histórico y sus elementos e iluminación no los controlaba yo”, sostuvo.

“Agradezco mucho el servicio de la policía de Puerto Rico. Hubo motines dentro del Capitolio durante ese cuatrienio. Cualquier cantidad que usted juzgue como “excesiva”, para mí fue más que justificada por motivos de seguridad de los senadores, el personal y la propiedad”, concluyó.

Tags

Lo Último

Te recomendamos