Mundo

Una cita con mujeres de Tinder casi le cuesta la vida, terminó robado, golpeado y drogado

El hombre despertó en un centro asistencial sin sus pertenencias e intoxicado.

En las últimas horas se conoció la historia de un hombre que fue identificado como Daniel Tobar, quien reveló que luego de haber llegado a un bar del barrio Usaquén, al norte de Bogotá, junto a un amigo extranjero, terminó robado, golpeado y drogado.

De acuerdo con el relato que le entregó al medio Cáustica, en el lugar se encontraron con dos mujeres que habían conocido a través de la aplicación de citas, Tinder.

Puede leer: Las lecciones que dejó ‘El estafador de Tinder’ sobre las relaciones en apps para citas

Según el testimonio, Daniel despertó en un centro médico, sin entender qué era lo que había pasado, con dificultad para moverse, con golpes en varias partes del cuerpo y sin poder recordar lo sucedido.

Lo que sí tenía claro, era que esa noche estaban tomando unos mojitos dentro del bar, pero no entiende cómo terminó sin su celular, sin plata y sin sus documentos personales.

Contó que fue el hermano de Daniel el que lo recibió al llegar a su casa, lo hizo en un taxi y estaba untado de materia fecal por todo el cuerpo, por lo que de inmediato lo trasladó hasta la Clínica Reina Sofía, allí debieron ducharlo y efectuarle un proceso de desintoxicación.

Daniel, es músico y conoce de los riesgos de salir en las noches, por lo que le aseguró al mismo medio que su error había sido descuidar su bebida y dejarla en manos de una de las mujeres que acababa de conocer mientras había ido al baño del bar.

Aunque tienen grandes lagunas de lo que sucedió esa noche, Daniel ha logrado recordar algunos momentos, de lo que sucedió ese día, que fue la última Semana Santa. Ha logrado reconstruir lo que vivió y con ayuda de las cámaras de seguridad se encontró con que fue trasladado a un bar en el barrio Galerías, en donde se ve caminando inestable.

Ahora, Daniel reconoce que estuvo retenido durante más de 24 horas por una banda delincuencial con su amigo dentro de una casa. Además, que los hicieron permanecer en cuartos separados, en donde era custodiado por varios hombres y era golpeado cuando intentaba escapar.

Lea también: Federico Gutiérrez abre posibilidad a “bono de gratitud” que pagarían los empresarios

“Recuerdo que yo me quería ir y los delincuentes fueron muy violentos. me daban puños en el pecho y con palos en la espalda, con alicates me pellizcaban el pecho para que les diera las claves, y sé que me caí de tantos golpes que me dieron”, le detalló a Cáustica.

Los delincuentes lograron tener las claves de sus tarjetas y de su cuenta de Nequi; además, contactaron a los conocidos de Daniel para pedirles plata; sin embargo, no lograron porque sus conocidos notaron que no era él por la forma en la que escribía.

Tags

Lo Último

Te recomendamos