Noticias

Reclamaciones de la AEE contra suplidores de gas natural decidirían el alcance del próximo aumento tarifario

El Negociado de Energía tiene ante sí una petición para elevar el costo por kilovatio hora a casi 30 centavos

La magnitud del previsible aumento a la factura de luz para el próximo trimestre parecería estar atada a la evaluación que el Negociado de Energía realice sobre unas reclamaciones millonarias que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) mantiene contra dos suplidores de gas natural que suministraron una cantidad de combustible menor a la solicitada por la corporación pública.

Durante una maratónica vista técnica que el Negociado de Energía celebró hoy, la AEE pidió que no se “defiriera” por segundo trimestre consecutivo unos $14 millones.

“Nosotros lo que pretendemos aclarar es que cada vez que el Negociado, en el ejercicio de su discreción, ha concedido descuentos basados en posibles negociaciones o reclamaciones que la Autoridad no ha recibido, lo que ha ocurrido en la realidad es que se nos ha afectado el flujo de caja, nos ha traído contratiempos financieros. […] Lo que queremos dejar como punto importante a la atención de los comisionados y el Negociado es que la AEE, sin duda alguna, devolverá a los clientes todo el dinero que recibamos de nuestras reclamaciones, ya sea reembolsos (de) las entidades federales o cualquiera de nuestros seguros”, sostuvo el director ejecutivo de la AEE, Josué Colón.

En el documento de reconciliación que presentó Luma Energy a nombre de la AEE el 15 de marzo, se solicitó un aumento de 4.27 centavos por kilovatio hora (kWh) para las facturas correspondientes al trimestre de abril a junio. La subdirectora ejecutiva de la AEE, Mary Carmen Zapata, recalcó que, como parte de ese incremento, la corporación pública recuperaría los $14 millones que, entiende, le adeuda NF Energía (NFE), la empresa que suple y recibe el gas natural que se usa en las unidades 5 y 6 de la Central San Juan.

Según plantearon los funcionarios de la AEE, la subsidiaria de la compañía estadounidense New Fortress, con un contrato ascendente a $1,500 millones, fracasó en suministrar, en el periodo de junio a noviembre de 2021, el volumen de gas natural solicitado, lo que permitiría activar unas cláusulas de penalidad contenidas en el contrato de suplido. El incumplimiento, que se habría debido a unas reparaciones en los terminales que opera NFE para recibir el gas, fue la causa de que la AEE se viera en la obligación de quemar diésel en las unidades 5 y 6 de San Juan, incrementando los costos de generación.

El presidente del Negociado, Edison Avilés, puntualizó que, anteriormente, la AEE ha solicitado diferimientos por “cientos de millones de dólares”, que han sido aprobados por el ente regulador en aras de ofrecer a los consumidores una factura “justa y razonable”.

Sin embargo, Colón insistió que, de reducirse al extremo el flujo de efectivo, la AEE encararía una “posición bien crítica” con relación a la compra de combustible, que es el principal gasto recurrente de la entidad.

Aunque los $14 millones que la AEE le reclama a NFE corresponden a los trimestres de junio a noviembre del pasado año, las dificultades para recibir el gas natural han continuado de diciembre en adelante, lo que podría acarrear más reclamaciones futuras contra los suplidores.

A preguntas del comisionado Ángel Rivera De la Cruz, Zapata precisó que, entre diciembre y febrero, la insuficiencia de suplido de gas natural por parte de NFE para la Central San Juan derivó en exceso de gastos ascendentes a $14.5 millones adicionales. Los factores de gastos y recaudos en el trimestre de diciembre a febrero son los que se utilizan para calcular los ajustes a la factura que prevalecerá entre abril y junio.

Rivera de la Cruz, por otro lado, indicó que una situación similar ocurrió con la empresa Naturgy, que suministra gas natural a las plantas de Costa Sur y EcoEléctrica. En ese caso, el comisionado mencionó que la deficiencia de suplido tuvo un costo de 15.7 millones para la AEE, al resultar en la quema de un mayor volumen de Búnker C en la Central Costa Sur.

Naturgy, una empresa española que tiene un acuerdo con la AEE hasta 2032, importa el gas natural a Puerto Rico desde Trinidad y Tobago, según se indicó en la conferencia técnica, en la que no se precisó el motivo para el suplido insuficiente, más allá de alusiones generales a la inestabilidad del mercado global causada por la invasión rusa en Ucrania.

Pese a los datos ofrecidos en la vista pública, los oficiales de la AEE recalcaron que aún no cuentan con una cifra preliminar de las reclamaciones que pudieran presentar contra Naturgy y NFE por los incumplimientos registrados desde el pasado diciembre. Colón mencionó que, además de contar con un precio mayor, la quema de combustibles como diésel y Búnker C implica costos más altos de mantenimiento a las plantas generatrices.

“En la vista no dimos ninguna cifra de reclamación de Naturgy ni de New Fortress porque no tenemos un valor final de la reclamación de ninguno de los dos casos”, subrayó Zapata, en una entrevista con Metro posterior a la vista de sobre seis horas de duración.

Entre los requerimientos de información del Negociado de Energía con los que la AEE deberá cumplir en o antes de este viernes figura un informe sobre las reclamaciones que estarían presentando ante las compañías de combustible.

“La Autoridad ha sido excesivamente parca y concisa en la información que ha entregado al Negociado. […] Tenemos que presumir, y yo rara vez presumo cosas, que la Autoridad tiene estimados y algún análisis de cuánto espera recuperar y tiene un mayor grado de detalle de lo que ha entregado al Negociado. Necesitamos detalle, y no podemos continuar recibiendo generalidades en las radicaciones de la Autoridad”, expresó la comisionada asociada Lillian Mateo Santos durante la vista técnica.

En los últimos minutos de la vista, y como parte de un intercambio con Mateo Santos, Colón sostuvo que la AEE proveerá la información “con mucho gusto”, pero que si no cuentan con los datos “no la podemos proveer”.

“Al momento no tenemos números finales en cuanto a esas cifras. Estamos en conversaciones con ambas compañías y estamos en este proceso legal que, por razones obvias, no podemos compartir toda la información en este momento. Tan pronto estemos más adelantados en esas conversaciones con esas dos compañías, ahí estaremos en posición de informarle al Negociado de Energía cuál es la cifra”, enfatizó Zapata a este medio.

Según la moción radicada por Luma Energy ante el Negociado, entre diciembre de 2021 y febrero de 2022 la AEE incurrió en gastos de $638.1 millones por compra de combustible, mientras los recaudos totalizaron $532.6 millones, dejando así un déficit de $105.5 millones. En el otro renglón que debe reconciliarse para el mismo periodo, el costo de compra de energía, el gasto fue de $121.7 millones frente a ingresos de $130.5 millones, generando una ganancia de $8.8 millones.

En balance, la compra de combustible y la compra de energía produjeron una pérdida neta de $96.7 millones en el trimestre, que es la cuantía que busca reconciliarse entre abril y junio.

Nelson Morales, de la Oficina de Finanzas de la AEE, precisó que, al 11 de marzo, la AEE contaba con unos $1,092 millones de flujo de efectivo, desglosados en $761 millones en la cuenta de reserva para el sistema de transmisión y distribución que se creó una vez Luma Energy entró como operador, y otros $331 millones en “cuentas operacionales”.

A pesar de que Colón insistió que, ante los elevados costos del combustible a nivel internacional – como consecuencia de la guerra en Ucrania– la AEE podría enfrentar una crisis financiera, Avilés pareció conforme con el flujo de capital de la corporación pública.

“Básicamente eso compara con procesos anteriores donde, aparte de esas reservas que sea crearon con la entrada de Luma, las cuentas de la Autoridad cuentan entre $300 (millones) a $400 millones en dinero operacional. Es la respuesta que quería escuchar y está a tono con lo que teníamos en mente de procesos anteriores”, indicó Avilés.

Aunque hoy se celebró la vista pública, el público general podrá someter comentarios sobre el proceso de reconciliación al Negociado de Energía hasta el próximo 28 de marzo, tras lo cual el organismo estaría emitiendo su determinación antes que arranque el periodo de facturación que inicia el 1 de abril.

El costo por kWh para los clientes residenciales se fijó en 25.71 centavos para el trimestre de enero a marzo y, de concederse al incremento solicitado por la AEE en esta ocasión, la tarifa ascendería a 29.98 centavos, una diferencia de 16% o $17 mensuales para un cliente promedio.

El aumento sería el sexto consecutivo para los clientes de la AEE, si bien, en pasados procesos de reconciliación, el Negociado de Energía ha tendido a conceder ajustes menores a los que la corporación pública solicita por conducto de Luma.

Tags

Lo Último

Te recomendamos