Noticias

Director de la AEE no ve “viable” cumplir con primer objetivo de energía renovable

El ingeniero Josué Colón dijo que sería adecuado revisar las metas impuestas en la Ley de Política Pública Energética

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Josué Colón, admitió hoy que no ve posible lograr la meta establecida por ley de que el 40% de la electricidad producida para 2025 provenga de fuentes renovables.

Colón hizo la admisión esta mañana, al participar de una vista de la Comisión de Proyectos Estratégicos y Energía del Senado, presidida por Javier Aponte Dalmau, quien le preguntó si la Ley 17-2019 de Política Pública Energética debería ser revisada para ajustar los objetivos de energía renovable, que también incluyen un 60% para el 2040 y 100% para el 2050.

“Desde mi punto de vista técnico, sí. En el momento que estamos hablando hoy, en 2022, que no fue cuando se aprobó la ley, y la realidad que ha ocurrido desde entones, entiendo que la manera que está distribuida cada una de las metas de cumplimiento debe revisarse. Queremos transicionar a la energía renovable, pero queremos hacerlo de manera tal que no se afecte el servicio a los clientes, y mucho menos el costo, de una manera adversa”, subrayó Colón, al estimar entre 4% y 5% la energía renovable que se transmite por la red de la AEE.

“De la manera en que está ahora mismo establecida la política pública y los tiempos que se requieren, decir que de aquí a tres años va a haber 40% de la producción energía de manera estable, comercial y cumpliendo con todos los requisitos en servicio, de verdad que no lo veo viable”, reconoció el ingeniero.

Colón recordó que la AEE y el Negociado de Energía han delineado el proceso para adquirir unos 3,750 megavatios (MW) de generación, así como almacenamiento de baterías, que se dividirían en seis procesos o ‘tranches’ de competencia en el mercado. El director ejecutivo de la AEE añadió que se ha contemplado la posibilidad de consolidar los ‘tranches’, a modo de adelantar los proyectos.

Aunque la demanda en Puerto Rico suele rondar los 2,300 MW, con picos que se acercan a los 3,000 MW, Colón advirtió que el uso de energía renovable conlleva unas fluctuaciones en la disponibilidad que requieren una mayor capacidad de resguardo. Es decir, que la capacidad de generar una cantidad determinada de energía producto de fuentes renovables no debe entenderse de la misma manera que generar una cantidad similar a base de combustibles fósiles.

“La gente piensa que se reemplaza un kilovatio de generación base (fósil) por uno de generación mediante fuentes renovables y no es así. El factor de capacidad de una fuente renovable en Puerto Rico está cerca del 25% del valor total cuando uno lo mira en 24 horas. Por lo tanto, de esa capacidad que estamos indicando que debería estar en servicio en los próximos dos años, que incluye los 844 MW y 150 MW que menciona el señor presidente (de la Junta de Gobierno de la AEE, Fernando Gil), más los 500 MW del segundo ‘tranche’ que está en proceso ahora, elevarían el total a 1,500 o 1,600 MW, pero esa cantidad no es real. El 25% sería la capacidad efectiva más o menos, por lo tanto, estaríamos cerca pero por debajo del 10% (de generación renovable)”, explicó Colón.

El director ejecutivo sostuvo que el probable incumplimiento de las metas “incidiría en la credibilidad” de la AEE.

“Eso es una admisión positiva”, dijo Aponte Dalmau.

El senador del Movimiento Victoria Ciudadana Rafael Bernabe, sin embargo, alertó del peligro que, considera, conlleva el que agencias o corporaciones públicas se queden cortos de las aspiraciones de política pública delineadas por legislación.

“Creo que ese dato no puede quedar y pasar como si no tuviera la importancia que tiene. Aquí por la emergencia climática, por la situación que tenemos, se aprueba una legislación para cumplir con una meta y la meta no se va a cumplir. Creo que hay que investigar qué es lo que ha pasado para que eso no se cumpla. Quizás ustedes no son responsables de esto porque ustedes llegaron en el momento que llegaron, pero creo que la peor reacción a ese incumplimiento es (decir) vamos entonces a cambiar la meta, porque eso es precisamente tolerar el incumplimiento”, acentuó Bernabe.

Para Bernabe, el debate en torno a los objetivos legislados debe girar en torno a las acciones que deben impulsarse para que las metas puedan cumplirse.

Más adelante, Colón expresó que al momento de pasarse legislación deben tomarse en cuenta los costos que conlleva su implementación.

“Porque esté en un papel no va a ocurrir. Hay que hacer una inversión de capital extraordinaria en la red de transmisión y distribución y sus componentes para poder admitir esa cantidad de energía renovable. Igualmente, las unidades generatrices se tienen que modificar para que sean compatibles con esa intermitencia y puedan responder a esas variaciones en la producción de energía”, enumeró el jefe de la AEE, quien participó de la vista pública junto a Gil y Nelson Pérez Méndez, subdirector de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal.

En un aparte con la prensa durante un receso en la audiencia, Aponte Dalmau señaló que no vislumbra proponer legislación en futuro inmediato para enmendar las metas de energía renovable, sino que es un tema que podría atenderse luego que se disipe la incertidumbre sobre la reestructuración de obligaciones de la AEE.

“Son decisiones que tenemos que evaluar cuando este proceso de negociación culmine”, indicó el presidente de la Comisión de Proyectos Estratégicos y Energía.

Tags

Lo Último

Te recomendamos