Metro Negocios

Los cambios del clima y la piel con dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel.

La humedad, el calor, las esporas que traen las lluvias o las alergias que producen los polvos del Sahara son efectos en los cambios del clima que la piel de un paciente con dermatitis atópica resiente, pero que pueden prevenirse con los cuidados adecuados.

Estos cambios en temperatura y humedad provocan reacciones exageradas en la piel y hacen que surjan inflamaciones, lesiones y el temido picor, explicó el dermatólogo Oscar Nevárez Pomales.

“Cuando llega el verano o el otoño, muchos pacientes nos dicen que están empeorando. Luego, típicamente, en invierno o primavera puede que vean mejoría. Hay pacientes que dicen que cuando viajan se les quitan (los síntomas de la dermatitis atópica) y cuando regresan vuelven otra vez”, indicó el dermatólogo, aunque advirtió que las reacciones en cada paciente pueden variar.

La dermatitis atópica es una condición con la que se nace. Aunque la mayoría de los pacientes la desarrollando durante la primera etapa de la vida, algunos pueden presentar síntomas durante la adultez, dijo Nevárez. Su problema es que las células que sirven de barreras en la piel no funcionan adecuadamente, lo que hace susceptible a quien la padece de sufrir brotes a causa de alergenos en el ambiente, químicos que entra en contacto con la piel, el estrés emocional o físico y las alteraciones en el clima. Esta enfermedad está asociada a otras, como la rinitis y el asma. Pacientes con dermatitis atópica usualmente tienen familiares con alguna de estas condiciones.

“El clima siempre va a cambiar. No puedes evitar esa parte, pero puedes tener menos exacerbaciones y mejorar más rápido si la piel está bien cuidada”, dijo el especialista con práctica en Metro Pavía Arecibo y el Recinto de Ciencias Médicas. Sostuvo que el cuidado del paciente de dermatitis atópica debe ser constante, igual de permanente que la condición.

Mencionó que el paciente con dermatitis atópica debe mantener rutinas de cuidado preventivo. Nevárez señaló, por ejemplo, que no debe bañarse más de una o dos veces al día. Debe, además, mantener la piel humectada, evitar los fragancias con alcohol, jabones y detergentes con olores. “Con estos cuidados, cuando te expones a cambios en el clima, la piel estará más preparada para enfrentarlos”, señaló.

Añadió que, si aún con estas medidas de prevención y disciplina los problemas de picor, enrojecimiento o inflamación de la piel persisten, es momento de sacar cita con un dermatólogo. La lista de medicamentos para atender la dermatitis atópica se ha ido ampliando. Dependiendo de la situación del paciente, un especialista podrá medicarle desde cremas de esteroides, terapias orales, hasta tratamientos inyectables muy seguros, que controlan la condición rápidamente.

Tags

Lo Último

Te recomendamos