Estilo de Vida

Mejora tu digestión con estos trucos en la rutina diaria

Un estilo de vida saludable es determinante para un buen proceso digestivo

La digestión es el proceso por el cual nuestro organismo transforma los alimentos que ingerimos en nutrientes que necesita para funcionar. Sin embargo, muchas veces este proceso se ve alterado por diversos factores, como el estrés, la mala alimentación, el sedentarismo, el consumo de alcohol o tabaco, entre otros. Esto puede provocar molestias como pesadez, hinchazón, gases, acidez, náuseas, estreñimiento o diarrea.

Para evitar estos problemas y mejorar nuestra digestión, podemos adoptar algunos hábitos saludables que nos ayuden a cuidar nuestro aparato digestivo y a prevenir trastornos gastrointestinales. Algunos de estos hábitos son:

Comer con calma y masticar bien

Es importante dedicar tiempo a las comidas, comer sin prisas ni distracciones, y masticar bien cada bocado. De esta forma, facilitamos la formación del bolo alimenticio y la acción de las enzimas digestivas, y evitamos ingerir aire que pueda causar gases, reseñó Vitónica.

Recomendados

Llevar una dieta equilibrada y variada

Una alimentación saludable debe incluir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, que favorecen el tránsito intestinal y previenen el estreñimiento. Según el Centro Pediatra, también debemos consumir proteínas de calidad, como carnes magras, pescados, huevos y lácteos desnatados, que aportan aminoácidos esenciales para la regeneración de los tejidos. Asimismo, debemos moderar el consumo de grasas saturadas, azúcares, sal y alimentos procesados, que pueden irritar el aparato digestivo y aumentar el riesgo de enfermedades.

Beber suficiente agua

La hidratación es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo y nuestro cerebro. El agua ayuda a disolver los nutrientes, a lubricar las mucosas, a eliminar las toxinas y a regular la temperatura corporal. El portal Clara recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día, preferiblemente fuera de las comidas, también evitar las bebidas alcohólicas, gaseosas y azucaradas, que pueden alterar el equilibrio ácido-base y favorecer la fermentación intestinal.

Te puede interesar: ¿Te gusta la pasta? No es dañina para tu salud si la preparas de la forma correcta

Hacer ejercicio físico

La actividad física regular contribuye a mejorar la digestión, ya que estimula el movimiento de los músculos intestinales, mejora la circulación sanguínea, reduce el estrés y previene el sobrepeso y la obesidad. Se aconseja practicar al menos 30 minutos de ejercicio moderado al día, como caminar, nadar, bailar o andar en bicicleta, y evitar hacerlo justo después de comer o antes de acostarse, refiere National Geographic.

Reducir y controlar el estrés

El estrés es uno de los principales enemigos de la digestión, ya que afecta al sistema nervioso, que regula el funcionamiento del aparato digestivo. Es una condición que puede provocar espasmos, inflamación, úlceras, reflujo, diarrea o estreñimiento, entre otros síntomas. Chic Magazine aconseja que para combatirlo, podemos recurrir a técnicas de relajación, como la respiración profunda, el yoga, la meditación o el mindfulness, que nos ayudan a calmar la mente y a relajar el cuerpo.

Estos son algunos de los consejos que podemos seguir para mejorar nuestra digestión y nuestra salud en general.

Sin embargo, si las molestias digestivas son frecuentes, intensas o interfieren en nuestra calidad de vida, es conveniente consultar con un médico o un nutricionista, que nos pueda orientar y ofrecer un tratamiento adecuado a nuestras necesidades.

Tags

Lo Último

Te recomendamos