Ciencia

Telescopio James Webb descubre primer exoplaneta

Es el primer mundo lejano que encuentra este instrumento.

LHS 475 b

Los investigadores de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) confirmaron la existencia de un nuevo exoplaneta llamado LHS 475 b, que orbita alrededor de otra estrella, usando el Telescopio Espacial James Webb.

El exoplaneta tiene casi exactamente el mismo tamaño que la Tierra, registrando el 99% del diámetro de nuestro planeta, de acuerdo con los científicos Kevin Stevenson y Jacob Lustig-Yaeger, ambos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

De acuerdo con un informe de la agencia espacial estadounidense, el equipo eligió observar este objetivo con el James Webb después de revisar cuidadosamente los objetivos de interés del Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA, que insinuaba la existencia del planeta.

El espectrógrafo de infrarrojo cercano del Webb (NIRSpec) capturó al exoplaneta fácil y claramente con solo dos observaciones de tránsito. LHS 475 b está a 41 años luz de distancia, en la constelación de Octans.

LHS 475 b

Lustig-Yaeger expresó: “No hay duda de que el planeta está ahí. Los datos prístinos de Webb lo validan. El hecho de que también sea un planeta pequeño y rocoso es impresionante para el observatorio”.

Por su parte, Mark Clampin, director de la División de Astrofísica en la sede de la NASA en Washington, explicó: “Estos primeros resultados de observación de un planeta rocoso del tamaño de la Tierra abren la puerta a muchas posibilidades futuras para estudiar atmósferas de planetas rocosos con Webb, que nos acerca cada vez más a una nueva comprensión de los mundos similares a la Tierra fuera de nuestro sistema solar, y la misión apenas comienza”.

Una órbita de dos días

Los investigadores también confirmaron que el planeta completa una órbita en solo dos días, información que fue revelada casi instantáneamente por la curva de luz precisa de Webb.

Además, aunque LHS 475 b está más cerca de su estrella que cualquier otro planeta de nuestro sistema solar, su estrella enana roja tiene menos de la mitad de la temperatura del Sol, por lo que los investigadores proyectan que aún podría tener una atmósfera.

El equipo también señala que, si bien es posible que el planeta no tenga atmósfera, hay algunas composiciones atmosféricas que no se han descartado, como una atmósfera de dióxido de carbono puro: “En contra de la intuición, una atmósfera 100% de dióxido de carbono es mucho más compacta que se vuelve muy difícil de detectar”.

Webb también reveló que el planeta es unos cientos de grados más cálido que la Tierra, por lo que si se detectan nubes, los investigadores pueden concluir que el exoplaneta se parece más a Venus, que tiene una atmósfera de dióxido de carbono y está perpetuamente envuelto en gruesas nubes.

LHS 475 b
Tags

Lo Último

Te recomendamos