Salud

La depresión podría ser tratada mediante la alimentación

Estudios aseveran que los estilos de ánimos y la dieta pueden estar asociados

Por siglos, distintos expertos han tratado de conocer y determinar el funcionamiento de la mente humano y sus distintos estilos de ánimo. Entre las características más analizada es sin duda la depresión, sus diferentes etapas y procesos.

Información oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que a depresión es la principal causa en el mundo de discapacidad que acelera la carga mundial general de morbilidad. Esta patología psicológica afecta aproximadamente al 5% de las personas adultas en todo el mundo, y es uno de los factores de riesgo causante del suicidio.

Alimentos y estado de ánimo

La Universidad de Tecnología en Sydney (Australia), realizó una investigación que arrojó como resultado que algunos adultos jóvenes en edades comprendidas entre 18 y 25 años en estado de depresión y una inadecuada dieta pudieron mejorar su estado de ánimo gracias a mejorar su alimentación, basada en una dieta mediterránea.

El estudio se basa en que, en los países mediterráneos, las personas sufren menos enfermedades cardiovasculares que en los occidentales debido a los nutrientes como cereales y vegetales que sirven de base como guarnición y la riqueza de los micronutrientes como verduras y condimentos. El hallazgo psicológico y gastronómico fue confirmado en este mes de mayo en curso y publicada por la revista médica The American Journal of Clinical Nutrition.

Jessica Bayes, investigadora principal del proyecto expresó la falta de comunicación de los afectados previo al estudio. “Sabemos que los hombres jóvenes con afecciones de salud mental son mucho menos propensos a buscar ayuda profesional: solo el 13 por ciento realmente busca ayuda”.

Resultados

Se descubrió varias características científicas que hacen cree que la mala alimentación puede afectar los estados de ánimo. La conclusión indica que alrededor del 90% de la serotonina, una sustancia química que ayuda a sentir feliz a las personas, se produce en los intestinos mediante microbios intestinales. Distinto análisis asegura que dichos microbios pueden comunicarse con el cerebro a través del nervio vago, en lo que se llama el eje intestino-cerebro.

“Nos sorprendió lo dispuestos que estaban los jóvenes a seguir una nueva dieta. Los asignados a la dieta mediterránea fueron capaces de cambiar significativamente sus dietas originales bajo la guía de un nutricionista en un corto período de tiempo”, concluye Jessica Bayes, satisfecha por aceptar el cambio de dieta las personas analizadas.

Tags

Lo Último

Te recomendamos