Estilo de Vida

Cómo ayuda las pruebas de esfuerzo a las personas de la tercera edad

La actividad física moderada es fundamental para el bienestar de los adultos mayores

En cualquier momento que se quiera realizar actividad física es fundamental pruebas pertinentes y altas físicas que determine los riesgos, alcances y límites que se deben tomar en cuenta para preservar la salud física y mental. Hacer ejercicio físico sin saber si se está en condiciones supone un riesgo, por eso, la confección del certificado de aptitud física es un requisito fundamental para la práctica segura de cualquier tipo de actividad o deporte.

Para obtener las altas físicas los médicos y especialistas normalmente utilizan un cuestionario interrogativo, pero si algún paciente recurre al engaño las “espaldas se cubren” con la implementación de pruebas físicas y estudios complementarios, como, por ejemplo, las pruebas de esfuerzo.

Pruebas o examen de esfuerzo

Para entender un poco más en detalle los beneficios del examen físico en adultos mayores, se toma partes de las declaraciones en el medio local argentino aspen de Pablo Lamelas, cardiólogo intervencionista del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires y profesor de Epidemiología Clínica, Universidad de McMaster, Canadá.

El especialista indicó que “la prueba de esfuerzo es un test en el cual los cardiólogos evaluamos cómo se comporta el corazón ante el ejercicio. Una prueba básica incluye el comportamiento eléctrico del corazón mediante un electrocardiograma y la presión arterial. El esfuerzo se hace con una cinta de correr o una bicicleta”.

Lamelas continuó su intervención previniendo que “en pacientes donde se sospecha un problema coronario, complementamos el esfuerzo con otras imágenes, por ejemplo, por ultrasonido (ecocardiograma de esfuerzo) o medicina nuclear donde se inyectan radioisótopos por la vena del brazo que llega al corazón y se evalúa el comportamiento del ejercicio vs. el reposo para detectar zonas del corazón con falta de oxígeno”.

Finalidad

Estas pruebas se realizan para detectar distintos tipos y etapas de enfermedades, entre la más frecuente detectada se encuentra la enfermedad coronaria. Las arterias coronarias son aquellas que irrigan el corazón y cuando se obstruyen, generan que el aporte de sangre u oxígeno durante el ejercicio sea más limitado del que debería ser.

“En la prueba de esfuerzo, suele demostrarse evidencia de que al corazón le falta oxígeno tanto en el electrocardiograma como en los test de imágenes que realizamos con ultrasonido o medicina nuclear”, concluyó Pablo Lamelas.

Tags

Lo Último

Te recomendamos