Salud

Los 3 mejores aliados contra la acidez y las náuseas

Omeprazol, Famotidina y Domperidona integran la lista de un botiquín básico. Tanto para estos días de estrés pandémico como para el relajo alimenticio del tiempo estival.

Las abuelitas le decían “el ardor estomacal” y, a su modo, sabían cómo sanarlo. Lo cierto es que la acidez y las náuseas son síntomas recurrentes en estos días de estrés, más aún cuando la temporada veraniega y todos sus excesos se resumen en el último asadito, el último sour y esos picoteos que tanto nos gustan, para dejarnos con una sensación bien parecida a un incendio permanente en la boca del estómago.

Según la literatura médica, “la acidez estomacal puede causar problemas al tragar y eructos, náuseas o abotagamiento. Estos síntomas a veces pueden durar hasta 2 horas o más. En algunas personas, los síntomas de acidez estomacal pueden causar problemas de sueño, tos crónica, asma, respiración sibilante o episodios de atragantamiento”.

Afortunadamente, la ciencia ha logrado desarrollar varias soluciones para cada caso, con los laboratorios médicos trabajando duro para desarrollar diversas opciones que, hoy por hoy, son casi aliados permanentes contra la acidez y las náuseas, y que integran por cierto cualquier botiquín básico, como el Omeprazol, la Famotidina y la Domperidona.

Hay que precisar que la acidez estomacal es un tipo de dolor con ardor en el pecho, justo detrás del esternón. Según señala Mayoclinic.org, “el dolor suele empeorar luego de comer, por la noche, o cuando uno está acostado o inclinado”. Hay que saber que la acidez estomacal ocasional es común y no es causa de preocupación. De hecho, la mayoría de las personas pueden controlar la molestia de la acidez estomacal con cambios en el estilo de vida y medicamentos de venta libre.

Lo mismo con las náuseas, que pueden tener un origen diverso, principalmente causado por la ingesta de alimentos muy grasos o de consumo abundante, y casi siempre acompañado por consumo de alcohol, siempre irritante para los intestinos de la mayoría.

Pero como decíamos, existen al menos tres superhéroes que luchan contra estos síntomas. Partiendo por nuestro conocido Omeprazol, que se usa para tratar acidez frecuente (que ocurre al menos 2 o más días a la semana) en adultos. Pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones y funciona al disminuir la cantidad de ácido que se produce en el estómago.

Debe tomarse al menos una hora antes de una comida, pero se puede tomar dos veces al día cuando se usa con otros medicamentos para eliminar el H. pylori, o hasta tres veces al día, antes de las comidas, cuando se usa para tratar condiciones en las que el estómago produce demasiado ácido.

Mientras que la Famotidina se usa para prevenir y tratar los síntomas de la pirosis asociados con la indigestión ácida y el estómago agrio, provocado por comer o beber ciertos alimentos o bebidas. Pertenece a una clase de medicamentos llamados bloqueadores H2 y su función también es reducir la cantidad de ácido producido por el estómago.

Su forma tradicional de consumo es, por lo general, una vez al día a la hora de acostarse, ó 2 a 4 veces al día. La famotidina sin prescripción viene en forma de tabletas regulares, masticables y cápsulas para tomar por vía oral.

Por último, si lo tuyo son las náuseas, la Domperidona se asoma como solución transversal para muchos trastornos estomacales asociados este síntoma, por ser un fármaco bloqueante selectivo de los receptores dopaminérgicos, que se utiliza en los trastornos funcionales digestivos, como antiemético y en el estudio de los mecanismos dopaminérgicos.

Debe tomarse por vía oral, de 15 a 30 minutos antes de las comidas y, si es necesario, al acostarse. Las dosis normalmente recomendada para adultos y adolescentes con un peso superior a 35 kg es de 10 mg (la mayoría de las presentaciones vienen en este gramaje), 3 veces al día, no debiendo exceder la dosis máxima de 40 mg diarios.

Tags

Lo Último

Te recomendamos