Salud

¿Qué debería hacer si ya no me apetece tener sexo con mi pareja?

No todo está perdido. Te damos claves para resucitar ese fuego hacia el otro.

No tener deseo sexual hacia la pareja

Por más que lo evades, siempre llega el incómodo momento en el que terminas cediendo al acto sexual para no crear diferencias, o nuevamente lo vuelves a posponer. Sin embargo, ya no puedes escapar de la cruda realidad: no te apetece tener sexo con tu pareja.

Aunque suene catastrófico, la verdad es que no lo es. Al contrario, muchas parejas experimentan altibajos en su deseo sexual. Es normal al inicio sentir demasiado deseo el uno por el otro, pero este se va equilibrando con el pasar de los años.

Tampoco quiere decir que no lo ames o que todo está perdido. A veces tu cuerpo está mandándote señales de que hay otras cosas en tu cabeza que te preocupan en este momento o simplemente, lo que antes te excitaba ya no tanto y necesitas variar la rutina.

Lo que debes hacer si no te motiva el sexo con tu pareja

Identificar las causas

Siempre es bueno comenzar analizándose y buscando las razones por qué el sexo ya no nos emociona tanto para luego pasar al segundo punto: conversarlo francamente con la pareja.

Algunas causas comunes son los problemas entre ambos, el estrés, el abuso de sustancias, traumas del pasado o el deterioro de la salud.

Es hora de comunicar lo que nos gusta, lo que queremos probar y deshacerse de los complejos para pedirlo de forma honesta. La comunicación es lo único que permite cambiar dinámicas pues las personas cambian, pero el sexo siempre debe ser satisfactorio.

Probar cosas nuevas

De acuerdo con los expertos, este suele ser el punto de encuentro más común entre todos los que lo sufren. Por eso recomiendan variar posiciones, cumplir fantasías y hasta experimentar con sexo más allá de lo puramente genital.

“Es importante ampliar la noción de sexualidad que tenemos y recordar que no es únicamente la estimulación de los genitales, sino también los besos, las caricias, las palabras, los cuidados mutuos, la intimidad... ¡eso también en sexualidad!”, describe la terapeuta Ana Lombardía, para Telva.

“A veces con la edad la sexualidad cambia de forma, a veces no es genital, pero sigue ahí expresándose de formas distintas. Es muy importante que la sexualidad siga de algún modo en la pareja, pues sino se pierde la relación como pareja y pasamos a ser simples convivientes”, añadió.

Es importante alcanzar el éxtasis

Otro aspecto muy común es que hay parejas que tienen años con relaciones sexuales poco satisfactorias. Llega un punto donde debemos dejar de fingir y buscar también ser complacidas.

“En las mujeres es frecuente encontrar que llevan años sin disfrutar de las relaciones sexuales, sin tener orgasmos y manteniendo prácticas nada placenteras para ellas (por ejemplo, relaciones que se limitan a la penetración)”, afirma la experta.

“A veces con la edad llega el desgaste y es cuando deciden plantarse y empiezan a respetar sus deseos, en este caso, el no tener más sexo. Si el sexo se ha convertido en algo no placentero, es normal que no les apetezca repetirlo”, finalizó.

Tags

Lo Último

Te recomendamos