Cine

Conoce la verdadera historia Griselda Blanco, la narcotraficante colombiana que precedió a Pablo Escobar

La mujer que inspira la nueva serie Griselda fue asesinada en el 2012.

Sofía Vergara protagoniza la historia basada en la vida de la narcotraficante colombiana Griselda Blanco.

Desde el estreno de la serie Griselda en Netflix, muchos se han interesado por conocer más sobre la vida de Griselda Blanco, quien es interpretada en la producción por Sofía Vergara. A pesar de ser una figura notoria en el negocio del narcotráfico, su nombre no resonaba como lo hicieron otros capos como Pablo Escobar o El Chapo.

Aquí te contamos más sobre la historia de esta mujer para que puedas hacer los paralelismos con la historia que cuenta Netflix y determinar si es fiel a los hechos.

La ciudad de Miami experimentó en el año 1981 una transformación radical, que dejó atrás una reputación de tranquilidad para convertirse en el epicentro de la violencia en Estados Unidos. Ese año, la capital de Florida registró 621 homicidios, desde desmembramientos en plena calle hasta tiroteos en motocicletas a plena luz del día y apuñalamientos.

La figura detrás de esa ola de violencia era precisamente la colombiana Griselda Blanco. Ella controlaba el negocio de la cocaína. Blanco marcó un pasaje de temor mucho mayor a lo que fueron narcos como Escobar o El Chapo.

Se le conocía como “la Jefa”, “la Madrina” o “la Viuda Negra”.

Blanco construyó un imperio multimillonario a partir de la droga que abrió camino para aquellos que le sucedieron.

Se inicio en el mundo criminal a los 11 años cuando colaboró en el secuestro de un niño que terminó asesinando porque su familia se negó a pagar el rescate.

Posteriormente, se dedicó a la prostitución y pequeños robos como carterista hasta que conoció a Carlos Trujillo, un aficionado a la falsificación de documentos, quien la llevó a Nueva York cuando ella tenía 21 años. Se casaron y tuvieron tres hijos, pero la unión fue efímera y presuntamente, la colombiana ordenó el asesinato de Trujillo tras el divorcio.

Ya en Estados Unidos donde se mudó tras el divorcio, conoció a Antonio Bravo, su segundo esposo y la persona que la introdujo al narcotráfico. Está combinación desarrolló sistema en el que la cocaína viajaba desde Colombia hasta Estados Unidos a través de espacios secretos en la ropa interior de jóvenes mujeres.

Durante la primera mitad de la década de 1970, se estima que Blanco hizo hasta $80 millones mensuales, viviendo lujosamente y consolidándose como “la Jefa” del narcotráfico en Miami.

En 1975 la colombiana fue acusada de narcotráfico, pero evadió la justicia regresando a su país natal y cuando logró regresar a Estados Unidos, continuó expandiendo su imperio, reclutando a muchos sujetos como sicarios o distribuidores de drogas.

Asediada por batallas de territorio y la intensa vigilancia de la Agencia Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) se vio obligada a mudarase a California en 1984, pero un año después fue arrestada y llevada a Nueva York para enfrentar los cargos de narcotráfico pendientes desde 1975, recibió la sentencia máxima de 15 años de prisión. Su negocio continuó mientras estaba tras las rejas y en 1998 se declaró culpable a cambio de una reducción en su sentencia.

En el año 2004, Griselda Blanco fue liberada y deportada a Colombia donde se retiró completamente de la vida delictiva. Ocho años después fue asesinada en Medellín, poniendo fin a la vida de la narcotraficante colombiana.

Tras la publicación de la serie en Netflix, hay quienes analizan que a largo de seis episodios la historia de una madre devota y criminal despiadada se queda corta con las atrocidades del imperio criminal de Griselda Blanco.

Aquí puedes ver la entrevista de Metro Puerto Rico a Sofía Vergaera sobre la serie:

Tags

Lo Último

Te recomendamos