Arte y Cultura

El español y el masacote boricua nos conectan con el mundo

Los influencers Sheila Torres Negrón y Gianluca Perotti hablan sobre la globalización del idioma.

Sheila Torres Negrón es la creadora del espacio digital que contextualiza las acepciones y uso de los puertorriqueñismos. / suministrada

En el escenario lingüístico de Puerto Rico, las jergas locales se convierten en crisoles culturales, ya sea debido a la globalización, la migración, la interacción con otras culturas y/o la música. La riqueza de expresiones, modismos y términos específicos refleja la diversidad y singularidad de cada región.

Sheila Torres Negrón, reconocida por su dedicación al estudio del dialecto boricua, ofreció una mirada sobre cómo la globalización ha moldeado el léxico puertorriqueño. Negrón abordó la interacción entre la conectividad global y la preservación de la singularidad lingüística de Puerto Rico.

El intercambio cultural, facilitado por la interconexión mundial, ha llevado a una difusión notable de términos puertorriqueños a otros rincones del mundo. Torres Negrón destacó cómo expresiones emblemáticas como “perreo”, que recientemente fue añadida a la Real Academia Española (RAE), trascendió fronteras entre regiones de habla hispana.

La creadora de la página Dialecto Boricua aclaró que, aunque muchas personas muestran indignación con el hecho —principalmente porque ven la palabra desde un prisma de desacuerdo o desconexión con la actividad que representa—, hay que ampliar la perspectiva y comprender que la función de un diccionario no es dictar lo que está bien o mal, sino reflejar la realidad lingüística y social de una comunidad.

“La globalización y el hecho de que todos estemos conectados, sin importar el lugar en el mundo, ya seamos boricuas o no, junto con las diversas manifestaciones artísticas puertorriqueñas que pueden llegar a cualquier rincón del mundo gracias a Internet y a la globalización, definitivamente afectan la difusión de los ‘puertorriqueñismos’ en otros lugares, al igual que sucede con las palabras de otros países”, planteó.

Con el aumento de la adopción de términos extranjeros en Puerto Rico y la transformación de significados locales en el extranjero, Torres Negrón enfatizó la evolución inherente de los idiomas. Reconoce que, si bien algunas palabras pueden desvanecerse con el tiempo, esto no compromete la esencia de la identidad puertorriqueña. Sin embargo, hizo un llamado a la preservación de expresiones autóctonas, considerándolas como portadoras de la rica herencia cultural del país, vital para transmitir a las futuras generaciones.

De cara al futuro del lenguaje, Torres Negrón anticipó una dinámica inevitable sobre términos, especialmente entre las generaciones jóvenes influenciadas por el acceso masivo a Internet. Aunque reconoce la posibilidad de cierta estandarización léxica, asegura que términos arraigados en la identidad puertorriqueña perdurarán, lo que mantendrá la singularidad del dialecto boricua.

Al celebrar la inclusión de términos como “perreo”, resaltó la importancia de reconocer y legitimar expresiones propias de la cultura boricua en espacios académicos internacionales. Anhela que otras palabras representativas de la identidad puertorriqueña, como “mofongo” y “quenepa”, también sean incorporadas, para asegurar la representación fiel de la diversidad lingüística y cultural de Puerto Rico.

Torres Negrón y su proyecto Dialecto Boricua colaboran con Metro Puerto Rico en esta edición especial llamada “Glosario Boricua”.

Puertorriqueñismos para un extranjero

Por su parte, Gianluca Perotti, conocido en redes como “El Borimbiano”, resaltó la coexistencia de palabras de uso común entre puertorriqueños y colombianos, pero con significados radicalmente diferentes. Perotti emergió en las redes sociales al compartir sus experiencias sobre los choques culturales que ha enfrentado desde su mudanza a Puerto Rico

“Las palabras que más me llamaban la atención al principio eran “al garete” y utilizarla en varios contextos, pues tienen un contexto, pero después, por último, me di cuenta de que se puede utilizar para muchos”, dijo a este medio.

La transición de expresiones como “ahora” y “ahorita” fue un desafío lingüístico para el colombiano. En Colombia, “ahorita” implica un lapso corto, mientras que en Puerto Rico se asocia con un sentido sin tiempo definido.

Entre las expresiones que han capturado su atención, destacó “presentao’”, que se utiliza para describir a alguien entrometido. Además, mencionó el término “marrayo palta”, del cual admira su peculiaridad, aunque no lo utilice con frecuencia.

Perotti también compartió las percepciones comunes sobre la procedencia colombiana entre los puertorriqueños, que a menudo asocian a todos los colombianos como “paisas” originarios de Medellín, a pesar de —en su caso— identificarse como “rolo” de Bogotá.

Tags

Lo Último

Te recomendamos