Deportes

El adiós de José Aldo: “El Rey De Río”

Contenido en colaboración con Lucha Libre Online

José Aldo

El pasado domingo no fue un día cualquiera para el excampeón mundial peso pluma de la UFC, José Aldo. Cuando hablemos sobre los mejores peleadores de MMA en la historia de dicha industria, en especial en el peso pluma (145lbs), tenemos la obligación de mencionar al brasileño. El nacido en Manaos, Brasil, fue considerado en algún momento de su carrera como el peleador más peligroso en todas las MMA. ¡Y no es para menos! De sus 31 victorias, 17 vienen por la vía del cloroformo.

Aldo, especialista en el arte marcial de Muay Thai, culminó su carrera con un récord de 31-8 (13-7 en UFC). El rey de Río no perdió un combate durante ocho años (2006-2014), logrando una racha de 18 victorias consecutivas. Durante ese tiempo en el que era imbatible, se convirtió en el cuarto y último Campeón de Peso Pluma de WEC (derrotando a Mike Brown vía TKO en 2009). Este defendió dicho título en dos ocasiones de manera exitosa frente a Urijah Faber y Manny Gamburyan, logrando un récord de 8-0 en la extinta empresa.

Luego de su última defensa titular, se integró a lo que fue su hogar hasta su retiro, la UFC. Esto como parte de la absorción de WEC. En la empresa presidida por Dana White se convirtió en el campeón inaugural de peso pluma de UFC. Allí obtuvo siete defensas titulares exitosas, derrotando a peleadores como Chad Mendes (2 ocasiones), The Korean Zombie, Ricardo Lamas, Frankie Edgar, Kenny Florian y Mark Homminick.

Pero nada es para siempre, y el brasileño perdió su Campeonato en su pelea frente a Conor McGregor (2015). Está fue su primera derrota desde el 2005. Pero no perdió contra Tiñi el de Quebrada, perdió contra quien es considera por los expertos como uno de los mejores de todos los tiempos. Pero si algo caracterizaba a Aldo era su perseverancia.

Siete meses después derrotó nuevamente a Frankie Edgar para convertirse en el campeón interino de peso pluma. Posteriormente pasó a ser reconocido como el campeón mundial peso pluma indiscutible de la UFC después de que McGregor decidiera no defenderlo, ni darle la revancha al brasileño. Pudo haber sido un golpe de suerte en trece segundos, pero nunca lo sabremos. El segundo reinado como Campeón no fue tan extenso ni glorioso como el primero.

Aldo perdió en su primera defensa contra Max Holloway, donde dominó por dos asaltos antes de caer en el tercero por TKO. El mismo escenario ocurriría en una revancha en corto aviso, en el que fracasaría en el intento de recuperar el cinturón frente a Holloway. Luego de esto se habló mucho que el tiempo Aldo había pasado e incluso algunos le recomendaban el retiro. No obstante, Aldo calló a los que dudaban con dos victorias ante Jeremy Stephens y Renato Moicano vía TKO, las cuales le valieron el premio de 50 mil dólares por “Desempeño de la Noche” en ambas victorias.

La buena racha le valió a Aldo una pelea eliminatoria por el título contra el actual monarca, Alexander Volkanovski, mejor peleador libra por libra en toda la UFC. Sin embargo, las cosas no salieron como se esperaba y salió derrotado por decisión unánime. Tras la derrota, Aldo decidió emprender un nuevo camino, bajando a la división de peso gallo (135 libras). Allí se enfrentó a Marlon Moraes, quién venía de pelear por el título de esa división. En un competitivo combate, los jueces le dieron la victoria por decisión dividida a Moraes. Fue tanto el desacuerdo por parte de la comunidad que a pesar de perder, Aldo se ganó una oportunidad por el título contra el, hasta entonces, invicto en UFC, Petr Yan.

Esta era la primera oportunidad en la carrera de Aldo para convertirse en doble campeón y parecía extraño que hace unas peleas algunos recomendaban su retiro. No obstante el sueño fue frustrado por el ruso y nuevamente se comentaba que era el momento de parar. Pero como dijimos antes, Aldo se caracterizó siempre por seguir adelante y volvió a competir en peso gallo derrotando a los peligrosos peleadores Marlon “Chito” Vera, Pedro Munhoz y Rob Font.

Pero sin que supieramos, el final realmente esta vez se acercaba. El pasado UFC 278, Aldo se enfrentó a Merab Dvalishvili en una pelea en la que el ganador sería el próximo en la fila para pelear por el campeonato. El georgiano tuvo una gran estrategia que le dio la victoria, destruyendo la última gran ilusión de Aldo. A pesar de que le restaba un combate en su contrato, “El Rey de Río” decidió que era el tiempo de parar, pidiéndole a UFC su liberación. Pero el retiro no se debe simplemente a la frustración por haber caído derrotado a un paso del título, sino que era algo mucho más importante.

El pasado 18 de septiembre, nació su segundo hijo, José Aldo III, lo que hizo que reflexionara sobre las prioridades en su vida, tomando la decisión de colgar los guantes. Aldo se retira siendo considerado de los mejores en la división, posicionado en el #6 en el ranking del peso gallo al momento del anuncio y será recordado como uno de los mejores peleadores de las historia de las MMA, con un arsenal tan completo que parecía ser invencible. “El Rey de Rio” siempre será sinónimo de talento, perseverancia, humildad y grandeza. ¡Obrigado José!


Este artículo publica gracias a un acuerdo de colaboración entre Lucha Libre Online y el periódico Metro Puerto Rico.

Tags

Lo Último

Te recomendamos