Presentado por:

Logotipo
Comercial

Azúcares, ¿qué hago para consumirlos adecuadamente?

Además del azúcar, la gelatina, refrescos, bolillos y galletas reportan aumentos de hasta 28%, en los últimos 12 meses.

Las azúcares son la principal fuente de energía para nuestro cuerpo. Pero, ¿cómo las consumimos sin que afecte nuestra salud y nos ponga en riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas?

Para la nutricionista Liza Díaz, la educación del paciente sobre lo que consume, cuánto consume y qué efectos puede tener sobre su cuerpo es fundamental, si quiere vivir de manera saludable.

La ingesta de carbohidratos es necesaria, puesto que ayudan al cuerpo en la producción de energía. Sin embargo, hay que saber escogerlos. “El cuerpo está diseñado para absorber los carbohidratos buenos”, dijo Díaz.

Muchos de los alimentos procesados contienen azúcares simples o sustitutos de azúcar que se quedan en el torrente sanguíneo, provocando alteraciones en los niveles de azúcar, inflamaciones, aumento en peso y complicaciones de salud. Con el consumo excesivo de azúcar se relacionan problemas de circulación, vista, condiciones de demencia, daños a las arterias, coyunturas, huesos, entre otros.

“No es dejar de comer. Es aprender a comer lo que a ti te gusta”, comentó. Asimismo, mencionó que es importante no comer dulces o alimentos procesados solo para calmar la ansiedad.

La especialista en nutrición señaló que cada vez son más las personas que buscan orientación no solo para bajar de peso, sino para tener un estilo de vida saludable. Para lograrlo, debe tener control del consumo de azúcares. No se debe dar por normales síntomas como sueño excesivo, frecuencia urinaria, cansancio o aumento de grasa visceral. “Cuando hacemos cambios en los hábitos, vemos que esos síntomas se reducen”, comentó la nutricionista, con oficina en San Juan.

Aquí algunas de sus recomendaciones:

1. Leer y entender la etiqueta: No debemos conformarnos con las letras “sugar free” de un producto. Hay que mirar los ingredientes. Por lo general, los primeros dos o tres ingredientes mencionados son lo que mayor cantidad tiene el producto. Evite que esos primeros ingredientes no sea algún tipo de grasa o azúcares artificiales. “Todo lo que incluyas a un alimento, el cuerpo no lo metaboliza como es, porque no es azúcar real”.

2. Medir la cantidad de azúcares por comida: El promedio de azúcar por servicio es de 7 gramos. Deben combinarse los alimentos e incluir vegetales o proteínas que satisfagan. Además, las frutas y vegetales son fuente de antioxidantes.

3. Eliminar las harinas refinadas: Sustituya el pan, bizcochos y pastelería por alternativas que generen placer, sin llenar el cuerpo de toxinas.

4. Actividad física: está comprobado que el ejercicio rutinario ayuda a mantener niveles de azúcar saludables.

5. Descanso: tener periodos de sueño saludables aporta al bienestar general del cuerpo y a nuestro ánimo.

6. Evitar el estrés: el estrés genera una cadena de problemas, pues eleva la hormona de cortisol, crea ansiedad, altera el sistema e induce a una mala alimentación.

7. Crear estructura alimentaria: “No te permitas pasar mucho tiempo sin comer”, señaló. Eso permitirá planificar mejor lo que come y controlar la ansiedad por hambre.

8. Orientación individualizada: Además de las visitas de seguimiento a su médico, recomendó consultar a una nutricionista para establecer un plan saludable y adecuado para su cuerpo.

Tags

Lo Último

Te recomendamos