En el mercado vivienda del Sr. Wright

“Deben haber tantos estilos de casas como tipos de personas…” -F.L.W.

Por Arantza González

Frank Lloyd Wright ha sido uno de los artistas más conocidos en el cambio de siglo XIX al XX, hoy día sigue siendo uno de gran reconocimiento alrededor del mundo. Se destacó por sus inconfundibles diseños arquitectónicos y diseño de interiores. También fue coleccionista de piezas artísticas y un grandioso filósofo, siendo estas algunas características que lo influenciaron en sus creaciones. Al conocer la arquitectura de Wright, se nos hará imposible confundir su estilo con el de cualquier otro artista.

Frank Lloyd Wright se encargó de revolucionar el mundo de la arquitectura con variados diseños peculiares para iglesias y edificios comerciales. También se especializó en viviendas de clase media alta localizadas en urbanizaciones en las praderas de Chicago. De aquí surgió uno de sus más famosos y exitosos estilos, las “prairie houses” o casas estilo de la pradera. Estas viviendas se caracterizan por la presencia de vegetación, pues el arquitecto creía en integrar la estructura a la naturaleza; desarrollaba con respecto al exterior.

La fachada de estas viviendas fue muy bien pensada, ya que Wright quería que todos los cuartos tuviesen iluminación natural. Estas se componen de pura horizontalidad frente a la verticalidad, es decir,  constantemente se ve la utilización de largas líneas. Un ejemplo de esto son los techos y aleros voladizos que tenían doble función, ya que dan sombra al interior del hogar. En el interior las plantas son espaciosas y abiertas. Los volúmenes se articulan libremente, pues no hay muros maestros que rompan con el espacio haciendo que todas las áreas se comuniquen muy bien.

“Sherman Booth House” localizada en Glencoe, Illinois, es un ejemplo perfecto de la casa estilo de la pradera. Esta casa fue construida en el 1915 y tiene todas las características antes mencionadas. También cuenta con algunas peculiaridades que no he mencionado y se deben resaltar. En la fachada y en el interior de la “Sherman Booth House” se pueden ver distintas alturas, cosa que Wright hacía para romper con la monotonía y dar un toque único. El juego de la iluminación es de gran importancia, esta crea conexión con el exterior. Sin duda alguna, la paleta de colores es sumamente limitada ya que se compone solamente de un color, blanco. La madera es un elemento que llama la atención, pues se encuentra en muchísimas áreas del hogar y funciona como un ingrediente decorativo dando un estilo moderno al hogar.

Según curbed.com, esta vivienda ha sido habitada por tres familias. Actualmente está en el mercado por primera vez desde hace casi 50 años. En el 1967 esta fue comprada por la cantidad de $74,000, sin embargo, hoy día puedes comprarla por $1.9 millones en Estately. Para los aficionados de las artes este puede ser un sueño hecho realidad, pues un hogar como este no se encuentra en ningún otro lugar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo