¡El cobre está de moda!

Por Arantza González

Desde pequeña recuerdo llegar casa después de un largo día de escuela y encontrar una decoración totalmente diferente. Mi mamá siempre se encargó de romper con la monotonía, constantemente jugaba con todos los elementos decorativos que tuviese y en ocasiones hasta los manipulaba para que parecieran nuevos. Muchos de estos pertenecían a generaciones anteriores y poco a poco llegaron a sus manos. Entre esos objetos cotidianos que tenía, los que eran hechos en cobre siempre me llamaron la atención. Las ollas, sartenes, jarrones y cucharones creados en este metal daban un estilo retro y se convertían en los protagonistas de la cocina. Por aquí comenzó mi amor hacia esta tendencia en la decoración.

El cobre es una tendencia porque une tradición y vanguardia. Se ha convertido en uno de los elementos más atractivos para los diseñadores ya que ofrecen un color rojizo; peculiar y distintivo. Este metal de gran versatilidad siempre ha estado vinculado a la cocina, pues es perfecto para combinarlo con otros estilos. La fusión de materiales naturales como madera y cobre logran ofrecer un aire rústico y lucen exquisitos, especialmente en tonos claros o neutrales, también con paredes de ladrillo o piedra. El estilo industrial se lleva bien con el cobre ya que combina con el estilo moderno. Este metal puede aportar un toque de calidez y sofisticación, sin embargo, debemos ser cuidadosos al momento de decorar ya que no queremos recargar demasiado la decoración.

Este metal puede ser un factor revolucionario en el diseño de la cocina. Los fregaderos en cobre tienen personalidad propia y sin duda alguna llaman la atención de cualquiera que visite el hogar. Si no queremos una pieza grande hecha en este metal los grifos son una alternativa perfecta para dar un pequeño toque cobrizo. Las lámparas y los taburetes también pueden convertirse en protagonistas del diseño decorativo de la cocina aportando reflejos rojizos y brillantes. Otros elementos tales como electrodomésticos, portavelas, jarrones, espejos, cafeteras, cucharones, ollas, sartenes y vasos, contribuyen a dar un aire “vintage” y contemporáneo. Al final del día, la cocina es un lugar familiar y acogedor en donde siempre acabamos teniendo largas conversaciones y creando memorias. ¡Vale la pena esmerarse y decorarla a nuestro gusto!

Loading...
Revisa el siguiente artículo