El clásico diseño moderno

Por Arantza González

El diseño moderno ha logrado permanecer vivo a través de los años. Este se ha encargado de llegar a los hogares de muchísimas personas con su revolucionario estilo. Lo moderno se caracteriza por la ausencia de excesos decorativos, también por ser una fusión entre lo clásico y lo vanguardista. Por lo general los interiores suelen ser minimalistas, sin embargo, hoy en día la masa ha evolucionado y por lo general la prefieren ocupar un espacio cómodo y acogedor.

Se caracteriza por la sencillez, elegancia y por su frescura. Al estar en una habitación estilo moderno podemos percibir un aroma de pureza y hasta limpieza. Es importante mostrar el espacio en lugar de los elementos decorativos. La paleta de colores por lo general se centra en el negro y el blanco, pero no debemos limitarnos, ya que es recomendable divertirnos y acentuar el espacio con colores brillantes y audaces. Anteriormente he mencionado que es importante utilizar colores neutrales en las paredes, ya que esto nos permitirá jugar con los tonos de otros elementos que se encuentren en la estancia.

El mobiliario se destaca gracias a líneas sencillas y limpias, y en ciertos casos hasta geométricas. Las texturas y los colores suelen llamar el ojo del espectador, no importa si son colores neutrales o llamativos. Claramente, la simplicidad de estos espacios se logra a través de colores, mobiliario, materiales y las dimensiones, buscando crear un buen balance. Este estilo es muy versátil, ya que se puede utilizar de igual forma en oficinas y en hogares, creando un “look” adecuado para cada uno. Podemos decir que el diseño moderno posee una lengua que se comunica con cualquier idioma, pues ha logrado propagarse mundialmente, solo tenemos que aprender a descifrarlo e interpretarlo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo