Una visita al Antiguo Acueducto de Río Piedras

Por Nelson Bermejo @NelsonBermejo

“Gracias a Elsie L. Collado, Melissa Vega Zayas y Yazmín Solla de Para la Naturaleza, una unidad del Fideicomiso de Conservacion de Puerto Rico”- Nelson Bermejo

Datos:

  • El recinto histórico está ubicado en los predios del Jardín Botánico de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.
  • Este comprende un área de 24 cuerdas, de las cuales nueve son manejadas por la unidad Para la Naturaleza, e incluye una pequeña represa que tomaba el agua del río Piedras, una casa de llaves o válvulas, seis estanques de sedimentación y filtración, una casa de máquinas de vapor con su depósito de carbón y una casa de empleados.

Trasfondo histórico:

  • Su planificación y ejecución comenzó a gestarse desde 1847 y se completó casi cuatro décadas más tarde en medio de la Guerra Hispanoamericana. 
  • La propuesta inicial de diseño estuvo a cargo del ingeniero Juan Manuel Lombera, quien antes de hacer su propuesta visitó los más prestigiosos acueductos de los Estados Unidos de aquel momento: Filadelfia, Nueva York y Boston. A partir de entonces el proyecto fue modificado varias veces.
  • En el proceso histórico participaron prestigiosos ingenieros que vivieron y trabajaron en la Isla, además de ingenieros ingleses y norteamericanos.
  • La ejecución del proyecto no siguió un patrón lineal. El plan del acueducto sanjuanero se fue adaptando a las nuevas tecnologías y su diseño evolucionó con el paso del tiempo.
  • El Acueducto formó parte de eventos mundiales como la Primera Guerra Mundial.
  • Entre 1917 y 1918 se diseñaron e instalaron filtros mecánicos. Su agua abasteció el primer campamento militar para los primeros soldados puertorriqueños que participaron en aquella guerra. En ese periodo, al igual que en los otros acueductos del mundo, comenzó a utilizarse la cloración para librar de bacterias patógenas el agua potable de la población.
  • El Acueducto promovió el crecimiento de la ciudad a lo largo de su línea principal (hoy avenida Ponce de León) y por medio de sus ramales al resto los barrios de toda la ciudad.
  • Sus operaciones cesaron a principios de la década de los 80 debido a la consolidación de la planta de tratamiento Sergio Cuevas.  

Esfuerzos para su preservación y restauración:

  • Desde el 2005 el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico asumió la custodia del lugar con el interés de preservar y restaurar sus instalaciones para beneficio del pueblo de Puerto Rico.
  • Los planes del Fideicomiso y su unidad Para la Naturaleza persiguen aprovechar el binomio agua/historia para convertir el lugar en un espacio para la investigación científica y ecológica, la recreación y la educación en relación al recurso del agua.
  • Algunas de las acciones de restauración llevadas a cabo hasta el momento incluyen: evaluación de las condiciones ambientales; demolición selectiva de estructuras no históricas; investigación histórica a cargo del Dr. Aníbal Sepúlveda; y un proyecto de arqueología hidráulica para destapar las calzadas de los estanques, entre otras.
  • Actualmente se trabaja en los permisos para la estabilización y restauración de la represa, un componente crítico que está en peligro de perderse de no tomarse acciones para su conservación.
  • En ese esfuerzo han estado involucradas la Universidad de Puerto Rico, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, agencias federales, organizaciones locales  y las comunidades de su entorno. 
  • Desde el 2007 el Antiguo Acueducto del Río Piedras forma parte de la distinguida lista de lugares en el Registro Nacional de Lugares Históricos que administra el Servicio Nacional de Parques del Departamento del Interior de Estados Unidos.
  • Otros de los monumentos incluidos en el Registro en Puerto Rico son el Faro de Cabezas de San Juan, en Fajardo; la Hacienda La Esperanza, en Manatí; la Hacienda Buena Vista, en Ponce; así como la Casa Ramón Power y Giralt, en el Viejo San Juan. Todos estos recursos son preservados por la unidad Para la Naturaleza.

Retos en el camino: 

  • La restauración del Antiguo Acueducto del río Piedras se encuentra bajo amenaza debido a un proyecto de control de inundación que incluye la instalación de un canal elevado de alta velocidad. De implementarse, la construcción destruiría la colección de estructuras históricas y dejaría seco el lecho del río Piedras.
  • La unidad Para la Naturaleza, en colaboración con diversas agencias gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro, lleva varios años realizando gestiones  para lograr que el proyecto se rediseñe a fin de proteger este valioso patrimonio histórico, cultural y ecológico.    Una garantía de que la canalización no afectará el Antiguo Acueducto es imprescindible para poder continuar con los planes de restauración, ya que conllevan inversiones considerables. 

Alianza estratégica:

  • En 2014 el Antiguo Acueducto se designó como National Treasure por el National Trust for Historic Preservation, reconocida organización sin fines de lucro líder en la protección de lugares de gran importancia histórica y cultural en los Estados Unidos y sus territorios.
  • Es el primer lugar de Puerto Rico en recibir este nombramiento y el único representativo de la cultura hispana en todos los Estados Unidos.
  • El National Trust seleccionó el Antiguo Acueducto para su porfolio de Tesoros Nacionales tanto por su importancia histórica y cultural, como por las amenazas que atentan contra su permanencia.

Apoyo ciudadano:

Como parte del compromiso, el National Trust for Historic Preservation ha desarrollado una herramienta en Internet para canalizar el apoyo ciudadano a favor de la restauración del Antiguo Acueducto del Río Piedras. ¡Sé parte de este esfuerzo! Firma la petición aquí

Comparte tus fotos y posts con los hashtags: #antiguoacueducto y #savingplaces

Loading...
Revisa el siguiente artículo