Marchan en Venezuela contra represión policial

Las pasados días se han reportados muertes en medio de las protestas.

Por AP

Decenas de miles de opositores vestidos con camisetas blancas lograron el sábado atravesar Caracas de este a oeste en una jornada que fue considerada como una hazaña debido a que terminó sin violencia luego de tres semanas de protestas contra el gobierno.

Al grito de “¡sí pudimos!” y cantando el himno nacional, miles de manifestantes celebraron como una gran victoria el cruce de la ciudad y el arribo al destino final de la marcha silenciosa en la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana, mientras centenares de habitantes de la zona los recibían con aplausos y agitando banderas del país.

“Siento una gran satisfacción al pasar por primera vez del este al oeste porque demuestra que el pueblo unido nunca será vencido… Esto nos llena de más fuerza, de más fortaleza, de más fe y de más ganas de seguir adelante”, afirmó Yoel Guerrero, un comerciante de 45 años, al celebrar entre saltos su entrada al municipio de Caracas.

Desde que se iniciaron las protestas a finales de marzo, las autoridades habían bloqueado el paso a los opositores del este al oeste de la región capital, y los cuerpos de seguridad habían utilizado gases lacrimógenos y balas de goma para impedirles ingresar al municipio de Caracas. El 13 de abril los agentes permitieron el avance de una marcha opositora del oeste al este de la urbe.

La coalición opositora convocó a una “marcha del silencio” en Caracas y otras ciudades del interior para protestar contra la represión de los cuerpos de seguridad y la veintena de muertos que han dejado las manifestaciones de las últimas tres semanas, así como más de un centenar de heridos y arrestados. El recorrido de la movilización estuvo resguardado en varios puntos por centenares de policías y guardias nacionales.

“Estoy muy contento de haber logrado esta meta de llegar aquí al oeste de Caracas”, expresó emocionado Nelson Marcano, un productor agrícola de 60 años, tras cantar el himno nacional. “Somos una marcha pacífica sin armas. La única arma que tenemos es esta gorra tricolor y la bandera. Qué bueno que nos dejaron marchar”.

Al celebrar el arribo, sin ningún tipo de problemas, al destino final de la marcha, el dirigente y excandidato presidencial Henrique Capriles dijo a la prensa que eso demuestra la condición pacífica de la oposición y la “legitimidad de nuestra lucha”.

“No hubo represión porque no la ordenaron, no hubo violencia porque no la ordenaron, no hubo grupos paramilitares porque no lo ordenaron”, agregó.

“Gran día! Pasamos el muro de Berlín que dividía el este del oeste” de Caracas, tuiteó el primer vicepresidente del Congreso, diputado Freddy Guevara.

La oposición retomó el sábado las movilizaciones en todo el país contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro en medio de un creciente clima de tensión y solicitudes de países vecinos para que se tomen acciones urgentes con el fin de contener la violencia en Venezuela.

El presidente de la Asamblea Nacional, diputado Julio Borges, ratificó el viernes en la noche que la oposición mantendrá las acciones en las calles hasta que el gobierno acceda a permitir la realización de elecciones, se abra un canal humanitario para alimentos y medicinas, se libere a los presos políticos y se respete al Congreso.

Al rechazar las acciones de la oposición, Maduro anunció esa misma noche, en un video que difundió en su cuenta de Twitter, que promoverá un “movimiento de convivencia nacional” para enfrentar a los “fascistas” y “golpistas”, y sentenció que “la paz se impondrá” en Venezuela.

En el video se observa al mandatario mientras conduce de noche un vehículo por unas calles de Caracas y pasa frente a una pared que tiene escrito el grafiti “Maduro asesino de estudiantes”.

La crisis venezolana y la muerte de manifestantes han generado preocupación entre diversos países latinoamericanos, y organizaciones como la ONU y la OEA han exhortado a Caracas a que actúe para reducir la polarización y crear condiciones que permitan hacer frente a las tensiones.

Algunas organizaciones humanitarias y opositores han cuestionado la actuación de los cuerpos de seguridad, a los que señalan de excederse en la contención de las protestas. Las autoridades han desestimado las críticas y sostienen que actúan apegadas a las leyes.

La crisis política se intensificó a raíz de dos sentencias que emitió a finales de marzo el Tribunal Supremo de Justicia, que es señalado de estar controlado por el gobierno, contra la Asamblea Nacional. Aunque los dictámenes fueron revertidos a principios de mes las protestas no han cesado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo