Siria reanuda la evacuación de 4 pueblos tras ataque mortal

Se espera mover unas 30 mil personas a zonas controladas por el gobierno sirio

Por AP

Las autoridades sirias reanudaron ayer la evacuación y traslado de miles de sirios de cuatro zonas sitiadas por rebeldes, según activistas y medios estatales, días después de un ataque que causó 126 muertos y paralizó operación.

Tres mil residentes de Foua y Kfarya, las localidades partidarias del presidente Bashar Assad, salieron en 45 buses en dirección a Aleppo, controlada por el gobierno. Otros 11 autocares cargados con unas 500 personas, incluyendo combatientes de la oposición, salieron de Madaya y Zabadani, cerca de Damasco, para dirigirse a la provincia rebelde de Idlib, en el norte del país.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos también reportó el traslado, que dijo que incluyó a 800 hombres armados de ambos bandos. Unos 160, la mayoría pistoleros, se quedaron en Zabadani.

Poco después de la partida de los buses de Zabadani, la televisora estatal dijo que la localidad estaba libre de milicianos. Por su parte, el Central Military Media, controlado por Damasco, señaló más tarde que se limpió una zona de alrededor de 50 kilómetros cuadrados (19 millas cuadradas) de combatientes de la oposición.

Intento fallido de evacuación el pasado viernes

Tras repetidas demoras, la primera fase del pacto de evacuación se puso en marcha el pasado viernes. Unas 30 horas después de que los dos primeros convoyes llegaran a los puntos de intercambio, una enorme explosión sacudió un autocar que trasladaba a residentes a zonas progubernamentales. En el ataque murieron 126 personas, la mayoría mujeres y niños.

Muchos de los combatientes rebeldes que escoltaban los buses fallecieron. Ningún grupo se atribuyó de inmediato la autoría del ataque, del que Damasco culpa a los rebeldes.

Hussein al-Ragheb, miembro del parlamento de Siria, dijo a la televisora estatal que otros 8 mil residentes esperan para abandonar Foua and Kfarya. Rami Abdurrahman, director del Observatorio, apuntó que se esperan también más evacuaciones desde las zonas rebeldes al sur de Damasco.

El acuerdo para el traslado de la población no está supervisado por Naciones Unidas. Sus críticos dicen que la operación, que en los próximos 60 días podría mover a unas 30 mil personas entre las líneas del frente, premia las tácticas de asedio y equivalen a un desplazamiento forzoso. Las cuatro localidades llevan años sitiadas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo