Dudoso conocimiento de Trump sobre el autismo

Este es un vistazo a las declaraciones que Trump hizo el martes y lo que se sabe sobre la prevalencia de autismo en niños:

Dudoso conocimiento de Trump sobre el autismo
Por: AP

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump ha hablado sobre el autismo infantil, aparentemente sin conocimiento pleno del asunto.

En el pasado, Trump ha promovido desacreditadas teorías que vinculan las vacunas al autismo, y poco antes de que juramentó como presidente estaba considerando establecer una comisión sobre el tema. Estos comentarios han alarmado a profesionales de salud.

La semana pasada, la Academia Estadounidense de Pediatría y otras docenas de organizaciones de salud firmaron una carta dirigida a Trump en la que dicen que los alegatos de que las vacunas no son seguras “han sido rebatidos por una nutrida cantidad de publicaciones médicas” y le proponen una reunión para explicarle ese conocimiento científico.

Este es un vistazo a las declaraciones que Trump hizo el martes y lo que se sabe sobre la prevalencia de autismo en niños:

TRUMP: “Aumento tremendo … una cosa realmente horrible de ver, el tremendo aumento que ha habido”.

LOS HECHOS: Alrededor de 1 en 68 niños en edad escolar tiene autismo o trastornos relacionados, índice que se ha mantenido casi sin variar durante dos años, reportaron en marzo los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades.

Eso es mucho más que en el 2000, cuando la CDC calculó que alrededor de 1 en 150 niños tenía autismo. El aumento se explica, en gran parte, a que hay una mayor consciencia sobre el padecimiento y a la ampliación de la definición de ese mal.

Además los padres son más propensos a buscar servicios para autismo y enfermedades afines que están disponibles en escuelas y otros sectores. Aún así, no se puede descartar un verdadero incremento de gente con autismo.

POR QUÉ ES IMPORTANTE: Si bien Trump insistió durante un debate en las primarias que estaba “completamente en favor de las vacunas”, anteriormente ha respaldado teorías no respaldadas por evidencias científicas que vinculan a las vacunas con el autismo. En el 2012 tuiteó: “El índice de autismo está por las nubes — ¿por qué el gobierno de Obama no hace algo contra el autismo causado por doctores? No perdemos nada con tratar”. Y en el 2014 tuiteó: “Si yo fuera presidente yo promovería las vacunaciones adecuadas pero no permitiría las vacunas de grandes dosis que los pequeños no pueden aguantar – AUTISMO”.

En un debate presidencial durante la primaria del 2015, una declaración parecida le valió a Trump un reproche de la Academia Estadounidense de Pediatría diciendo que insinuar que las vacunas están vinculadas al autismo es “peligroso para la salud pública”.

Aunque Trump, como presidente, no ha hecho tales declaraciones categóricas sobre las vacunas y el autismo, durante la transición se reunió con Robert F. Kennedy Jr., prominente crítico de un ingrediente a veces usado en las vacunas. La portavoz de Trump Hope Hicks dijo en ese entonces que Trump estaba considerando establecer un panel sobre el tema.

Más ampliamente, quienes atribuyen el autismo a las vacunas ven cualquier incremento numérico como un argumento contra las vacunas. Eso se ha tornado preocupante para funcionarios de salud pública porque podría desviar fondos destinados al combate de esa enfermedad.

Loading...
Revisa el siguiente artículo