Patrullan calles de ciudad brasileña por ola de crímenes

Los soldados fueron enviados para ayudar a detener la creciente ola de crimen en Vitoria, a 740 kilómetros (460 millas) al noreste de Sao Paulo

Patrullan calles de ciudad brasileña por ola de crímenes

Más de 1.000 soldados patrullaban el martes las calles de la ciudad de Vitoria, en el sureste de Brasil, debido a una ola de crimen que ha dejado al menos 70 muertos en dos días, dijeron las autoridades.

Los asesinatos en la capital del estado de Espirito Santo ocurrieron a la vez que autos patrullas dejaron de circular, mientras familiares y amigos de policías militares bloqueaban los cuarteles para exigir un aumento salarial para esos elementos del orden.

El lunes, saqueadores aprovecharon la ocasión para quebrar o forzar ventanas y puertas de comercios. Policías civiles hicieron uso de la fuerza para detener algunos ladrones e hirieron de bala al menos a un hombre en una pierna.

Los soldados fueron enviados para ayudar a detener la creciente ola de crimen en Vitoria, a 740 kilómetros (460 millas) al noreste de Sao Paulo.

El ministro de Defensa, Raul Jungman, dijo el lunes que los efectivos federales permanecerán en la ciudad hasta que se normalice la situación.

“Nuestro compromiso es restaurar la normalidad, el orden, la paz y la tranquilidad en Vitoria y donde sea necesario”, agregó.

Escuelas, bancos y centros de salud pública continuaban cerrados el martes.

Debido a la suspensión de los servicios de salud no había vacunación contra la fiebre amarilla en la ciudad, en un momento en el que Brasil registra su peor brote de la enfermedad desde 2000.

Espíritu Santo acumula 14 casos confirmados en el brote actual y decenas más están en análisis.

Los autobuses públicos volvieron a circular el martes por la mañana. Pero el líder sindical de los empleados de transporte, Edson Bastos, dijo que el servicio del día pararía a las 7 p.m.

Imágenes mostradas por la cadena televisiva Globo mostraron calles casi vacías y solo unas cuantas tiendas abiertas.

Un tribunal ordenó a los manifestantes que pongan fin a sus bloqueos, sin embargo, los inconformes permanecían afuera de los cuarteles de la policía.

Los elementos de la Policía Militar de Brasil, que patrullan las ciudades del país más grande y poblado de América latina, tienen prohibido declararse en huelga.

Loading...
Revisa el siguiente artículo