Explosión en mercado de pirotecnia de México deja 26 muertos

Los estallidos destruyeron el mercado San Pablito, en Tultepec, poco después del mediodía, cuando cientos de personas compraban cohetes para celebrar Navidad y Año Nuevo.

Explosión en mercado de pirotecnia de México deja 26 muertos

TULTEPEC, México (AP) — Una serie de explosiones arrasaron el martes con el mercado de fuegos artificiales más conocido de México, ubicado justo al norte de la capital del país, lo que causó la muerte de 26 personas y heridas a decenas más, informaron autoridades.

Los estallidos destruyeron el mercado San Pablito, en Tultepec, poco después del mediodía, cuando cientos de personas compraban cohetes para celebrar Navidad y Año Nuevo. Los puestos quedaron reducidos a cenizas, escombros y metal retorcido. Es la tercera explosión e incendio que destruye el mercado desde 2005.

Crescencia Francisco García dijo que estaba en medio del mercado cuando empezaron las explosiones alrededor de las 2:30 de la tarde. Primero se pasmó, miró al cielo como reflejo y empezó a correr en medio del humo en cuanto se dio cuenta de que todo mundo huía. Mientras corría vio personas con quemaduras, cortaduras y mucha sangre.

“Todo se estaba prendiendo. Todo estaba explotando”, dijo la mujer de 41 años. “Las piedras salían volando, pedazos de tabique, todo estaba volando”.

Alejandro Gómez, fiscal general del Estado de México, donde se ubica Tultepec, dijo que 26 personas murieron por la explosión. La Policía Federal reportó por su parte 70 heridos. Las autoridades no han dicho qué causó el estallido.

“México está de luto”, dijo el gobernador mexiquense Eruviel Ávila en entrevista con Foro TV.

El ulular de las sirenas y el fuerte olor a pólvora persistían en el ambiente después del estallido en el mercado, donde la mayoría de los expendios de fuegos artificiales estaban repletos. Restos calcinados de vehículos rodeaban el mercado, y los socorristas y residentes de la zona que llegaron de prisa a ayudar se abrieron paso entre los escombros. Los bomberos combatían el fuego arrojando agua en puntos incandescentes.

César Ornelas, de Atizapán de Zaragoza, llevaba 10 minutos haciendo compras en el mercado con su hijo y su padre cuando escuchó la primera explosión. Trató de correr, pero algo lo golpeó y lo derribó. Varias veces trató de levantarse, pero no lo consiguió. Finalmente, su hijo de 15 años, Francisco, tuvo que arrastrarlo para sacarlo.

“No veíamos para atrás”, dijo Ornelas, quien tenía quemaduras ligeras y un hematoma en la espalda. Su camiseta tenía un hoyo del tamaño de un puño en el pecho. “Escuchábamos cómo la explosión iba poco a poco detonando”.

Casi cuatro horas después, logró salir renqueando de la zona aledaña al mercado junto con su hijo. Francisco dijo que los paramédicos le dijeron que probablemente tenía la pierna fracturada debido al golpe de algún objeto.

Ornelas dijo que su padre, Ernesto, de 67 años, había corrido en una dirección distinta y se refugió en una casa cercana. Toda la ropa de su padre estaba quemada, y su rostro y un brazo estaban ensangrentados. Una ambulancia lo trasladó al hospital, pero Ornelas no estaba seguro de a cuál, o de qué tan graves eran sus lesiones.

La Cruz Roja Mexicana informó que envió 10 ambulancias con 50 paramédicos al mercado.

“Mis condolencias a los familiares de quienes perdieron la vida en este accidente y mis deseos de pronta recuperación para los lesionados”, tuiteó el presidente Enrique Peña Nieto.

El coordinador nacional de Protección Civil Luis Felipe Puente señaló que algunas casas cercanas también resultaron dañadas. El lugar seguía siendo peligroso, por lo que se pidió a la gente que no se aproximara a menos de cinco kilómetros (tres millas) para evitar ponerse en riesgo u obstaculizar las labores de atención a la emergencia.

En 2005, otro incendio engulló el mismo mercado, desencadenando una serie de explosiones que destrozaron cientos de locales comerciales justo antes de la celebración del Día de la Independencia de México. Un año después, un incidente similar en San Pablito también destruyó cientos de puestos de venta de juegos pirotécnicos.

Muchas personas en México tradicionalmente celebran las fiestas —incluyendo Navidad y Año Nuevo— encendiendo ruidosos fuegos artificiales.

___

Loading...
Revisa el siguiente artículo