Barack Obama critica campaña de los demócratas

Dice que la causa de la derrota en las elecciones fue una falta de presencia en zonas rurales

Por Metro Puerto Rico
Barack Obama critica campaña de los demócratas

El próximo cuatrienio en el gobierno federal de Estados Unidos estará liderado por el Partido Republicano, con dominio de la Cámara, el Senado y Casa Blanca. A esa ola de la victoria en las elecciones del pasado 8 de noviembre hay que sumar otras en los gobiernos estatales: 33 de los 50 gobernadores de los estados son republicanos, una cantidad que de acuerdo a una publicación de NPR no se había alcanzado en caso 100 años.

Además, el Partido Republicano tendrá control completo de las oficinas de los gobernadores y de las legislaturas estatales en 25 estados, mientras que los demócratas tendrán control completo en sólo seis estados. De nuevo, una inmensa ola inclinada hacia el extremo conservador promete traer cambios –políticos, sociales y económicos– a la nación estadounidense. Para el aún presidente, Barack Obama, un elemento particular conllevó sin remedio a la fatídica derrota de los demócratas en las pasadas elecciones y no se trata del mensaje o la plataforma de gobierno del Partido Demócrata, sino la falta de presencia de demócratas en puestos electivos en áreas rurales importantes para ganar la votación.

“No creo que haya algo mal con el argumento central que el Partido Demócrata ha hecho durante años. La razón por la que lo sabemos es porque en las cuestiones individuales de las que hablan los demócratas, tienen un fuerte apoyo, por ejemplo el salario mínimo. En cada encuesta en todo el país, la gente apoya un salario mínimo más alto”,expresó Obama a NPR, añadiendo que “hay fallas claras de nuestra parte en dar a la gente en áreas rurales un sentido de que día a día estamos luchando por ellos o conectados a ellos”.

En resumen, el presidente dijo que su partido “cedió demasiado territorio” a los republicanos en las carreras locales. Pero también argumentó que el giro de la conversación política hacia la magnificación de asuntos “más controversiales” tuvo que ver también en la derrota.

“[Los votantes] pueden saber poco sobre el trabajo que mi administración hizo para tratar de promover la negociación colectiva o las reglas de horas extras, pero saben mucho sobre la controversia alrededor de los baños para transgéneros, porque es más controversial, llama más la atención”, indicó Obama, quien dijo que continuará trabajando con el Partido Demócrata luego que culmine su mandato.

El presidente participó activamente de la campaña de Clinton en estados como Carolina del Norte, Florida, Ohio y Pensilvania, viajes que fueron dictados por la sede de Clinton y no por la Casa Blanca, de acuerdo a una publicación de CNN. En el tramo final, añade esa misma publicación, Obama argumentó que se debía hacer una parada en Iowa, un estado donde hizo campaña activamente durante su propia candidatura. Sin embargo, el equipo de Clinton declinó, enviándolo a los campos de batalla que sentían que estaban más en juego.

La falta de atención a las afueras de los centros urbanos es notable al mirar los resultados al interior de cada estado. En Florida, por ejemplo, Clinton se apoderó de los centros urbanos de Miami, Orlando, Tampa y Jacksonville, pero Trump dominó en toda la zona rural. Lo mismo sucedió en Pennsylvania y Carolina del Norte, dos de los estados que la campaña de Clinton consideraba indispensable para lograr la victoria en las elecciones, pero los esfuerzos centrados en los centros urbanos sólo le dieron victoria precisamente, en esos centros. Un importante sector de votantes blancos de la clase trabajadora quedó rezagada o al menos no hubo contacto directo durante la campaña.

La falta de atención a los estados del centro de la nación en general es aún más evidente al ver el mapa de Estados Unidos dividido por estado con los resultados electorales, con dominio total del color rojo que representa al Partido Republicano.

Loading...
Revisa el siguiente artículo