Gobierno federal bloquea trayecto de oleoducto

El proyecto abarca cuatro estados y tiene un costo de 3.800 millones de dólares.

Gobierno federal bloquea trayecto de oleoducto

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos dijo el domingo que no concederá una servidumbre para el oleoducto Dakota Access en el sur de North Dakota, lo que constituye una victoria para la tribu de la reservación Standing Rock Sioux y sus simpatizantes, que argumentan que el proyecto podría amenazar la fuente de agua y sitios culturales de esa comunidad indígena.

Las autoridades de North Dakota censuraron la decisión. El gobernador Jack Delrymple la describió como un “grave error” que “prolonga la peligrosa situación” de tener a centenares de manifestantes que han acampado en tierras federales en medio de un clima helado invernal. El representante federal Kevin Cramer dijo que “es una señal muy escalofriante” para el futuro de la infraestructura en Estados Unidos.

El proyecto abarca cuatro estados, tiene un costo de 3.800 millones de dólares y está prácticamente concluido salvo en el segmento ahora bloqueado que pasaría por abajo del lago Oahe, un embalse del río Missouri.

La subsecretaria de Obras Civiles, Jo-Ellen Darcy, dijo en un comunicado que su decisión se basó en la necesidad de “explorar rutas alternas” para el paso de la tubería. Su decisión no descarta que el oleoducto pueda cruzar por abajo del embalse o al norte de Bismark.

“Aunque hemos tenido de manera continua conversaciones e intercambios de nueva información con la reservación indígena Standing Rock Sioux y representantes de Dakota Access, es evidente que hay más trabajo por hacer”, afirmó Darcy.

“La mejor manera para completar la obra con responsabilidad y celeridad es explorar rutas alternativas para el paso del oleoducto”.

La compañía que construye el oleoducto, Energy Transfer Partners, con sede en Dallas, dijo que estaba indispuesta a cambiar el trayecto de la tubería. La firma no había emitido declaraciones el domingo.

La decisión fue anunciada un día antes de que venza el plazo que dio el gobierno para que centenares de personas del campamento Oceti Sakowin , o Seven Council Fires, se retiren de las tierras federales donde se instalaron.

Sin embargo, los manifestantes dijeron que estaban dispuestos a permanecer en sus lugares y las autoridades dijeron que no las desalojarían por la fuerza.

Ante la difusión de la noticia el domingo, los manifestantes gritaron de júbilo y correaron “mni wichoni” (“el agua es vida” en lengua lakota sioux). Algunas de esas personas sonaron tambores.

Miles Allard, miembro de Standing Rock Sioux, dijo que se sentía satisfecho pero permanecía cauteloso porque —afirmó— “no sabemos qué vaya a hacer Trump”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo