Tras funeral de Castro, cubanos de Miami expresan esperanzas

"Es una luz al final del túnel", manifestó un exiliado.

Tras funeral de Castro, cubanos de Miami expresan esperanzas

MIAMI (AP) — En el día en que fueron inhumadas las cenizas de Fidel Castro, muchos exiliados cubanos en Miami expresaron esperanzas de que la muerte del hombre que gobernó su país durante décadas abra la puerta a mayores cambios políticos en la isla.

“Es una luz al final del túnel”, expresó Armando García, un exiliado cubano de 76 años que se tomaba un café en el Versalles de La Pequeña Habana de Miami.

Sin embargo García, quien está jubilado y antes trabajaba como vendedor de productos electrónicos, dijo que es poco probable que haya cambios en la isla a corto plazo.

García, quien salió de Cuba en 1963, dijo que era penoso ver cómo algunos líderes de Latinoamérica elogiaban a Castro “como si fuera defensor de los pobres cuando la verdad es que oprimió a los pobres”.

Bromeó que a pesar de que se trató de un funeral, allí no había tristeza. “Fue el mejor funeral de la historia. Míranos, nadie está llorando, nadie necesita pañuelo, es una fiesta”, expresó.

Enormes multitudes han estado saliendo a las calles de manera espontánea en la Pequeña Habana de Miami desde que se anunció la muerte de Castro, aunque había menos gente el domingo.

José Llanes, de 70 años, dice que a nadie deben engañar las imágenes de los cubanos en Cuba llorando y con expresiones de luto. “Cuando un pueblo es oprimido se le dice lo que debe hacer”.

La generación más vieja de exiliados cubanos por lo general apoya una línea más dura contra el gobierno comunista de Cuba, como por el ejemplo el embargo y estrictos límites a los intercambios comerciales hasta que La Habana demuestra una voluntad hacia mayores libertades, pero esa postura se ha flexibilizado entre las generaciones más jóvenes.

Giancarlo Sopo, de 33 años y fundador de la Fundación CubaOne en Miami, que organiza viaje para que cubanoestadounidenses jóvenes vayan a la isla, dijo en entrevista telefónica que durante cinco décadas Fidel Castro dominó la manera como la gente veía a Cuba. “Lo que yo espero ahora es que cuando la gente piense en Cuba, piense en las esperanzas y los sueños de las 11 millones de personas que viven allá”.

“Tanto la generación joven como la más vieja le tiene cariño a Cuba, pero lo expresan de manera distinta. Mi padre luchó en la Bahía de Cochinos”, dijo Sopo. “Para su generación, querer a Cuba era apoyar las sanciones. Mi generación opina distinto. Mi generación quiere ir a la isla, conocer a la gente joven, reencontrarse con sus familias y aprender de la cultura. El enfoque se ha ampliado, pero respetamos mucho su dolor”.

Aida Levitan, presidenta de Artes Miami, dijo que el funeral “inspira un poquito de esperanza para el pueblo cubano de que este es el comienzo del fin”.

“Mucha gente no es optimista porque Raúl Castro sigue gobernando el país, pero Fidel era la figura mítica así que se siente como que hay una diferencia”, comentó. “Como dice el dicho: ‘No hay mal que dure cien años”’.

Loading...
Revisa el siguiente artículo