Fidel Castro: Su legado a través del tiempo

El líder de la Revolución de Cuba murió ayer a los 90 años.

Por David Cordero

Descendiendo desde la Cordillera de Sierra Maestra, el ejército guerrillero liderado por Fidel Castro logró derrocar el gobierno del expresidente cubano, Fulgencio Batista, a finales de 1958. Hoy, 58 años más tarde y en un país cambiado por aquel ejercito guerrillero, el líder del movimiento falleció.

El 1 de enero del 1959, Castro proclamaba el triunfo de la Revolución Cubana y unos días más tarde hacia su entrada triunfal a La Habana en Cuba, como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y presidente del que convirtió primer país comunista en el occidente del mundo.

Castro murió ayer, a sus 90 de edad, tras 57 años de aquel triunfo, para muchos, y desdicha para otros. El liderazgo de Castro ha estado en tela de juicio durante décadas. Y es que la libertad que prometió al pueblo cubano no se cumplió del todo bajo los parámetros de “libertad” de la definición misma de la palabra. Si bien la Revolución Cubana se ha mantenido vigente bajo los parámetros fundamentales proclamados por Castro y el sistema de gobierno intocable, los derechos humanos han sido el talón de Aquiles del movimiento revolucionario desde sus inicios hasta el día de hoy.

“Ciertamente se trata del punto más débil de la Revolución Cubana. Hubo a través del tiempo incidentes que mancharon la Revolución, el trato a ciertos disidentes prominentes, por ejemplo, desde el principio de la Revolución, luego en el transcurso el trato a aquellos que manifestaban una visión diferente de la dirección de la Revolución, pues fue bastante severo y eso no se puede negar”, explicó Ángel Viera, profesor de política caribeña y latinoamericana en la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Mayagüez, en entrevista con Metro.

“Estamos hablando de disidentes que compartían algunos de los objetivos iniciales de la Revolución, pero que se fueron distanciando al considerar que la Revolución Cubana asumía un carácter antidemocrático. Eso siempre fue un problema de la Revolución en sus relaciones a nivel internacional”, añadió Viera, al hablar sobre el legado de Castro en Cuba y a nivel mundial.

Violaciones de derechos humanos y un sistema de gobierno antidemocrático fue principalmente la crítica del gobierno de Estados Unidos al gobierno de Castro, quien en ese sentido tuvo que lidiar desde 1960 con un bloqueo económico impuesto por el gobierno estadounidense a la isla, que aun continúa vigente y que no ha permitido el desarrollo económico del país.

Castro, sin embargo, logró mantener vigente su Revolución y el sistema de gobierno que estableció, con el apoyo de países comunistas y socialistas que en mayor o menor instancia extendieron la mano al líder revolucionario cubano, como el bloque de la Unión Soviética hasta su abolición en 1991.

Pero si el expresidente cubano –quien pasó el mando del país a su hermano Raúl Castro en el 2008– no alcanzó a dejar un legado de abundancia económica bajo su régimen, si logró colocar a Cuba en la delantera a nivel a mundial en otros aspectos.

“Esto es lo que se denomina como ‘las conquistas de la revolución’, tener uno de los programas de salud y de educación más avanzados de América Latina. Los indicadores de estos renglones son reconocidos por organizaciones internacionales, por las propias Naciones Unidas, así que esencialmente por lo menos en estos renglones se ha reconocido la labor de la Revolución Cubana a través del tiempo, a tal nivel que la isla ha exportado expertos a distintas partes del mundo para contribuir y ayudar con estos aspectos de educación y salud”, indicó el profesor Viera, añadiendo que son estas gestiones sociales las que principalmente hicieron al gobierno Cuba bajo el mandato de Castro, merecedor del compromiso y respeto de muchos países alrededor del mundo.

De hecho, en las última reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, todos los países votaron a favor de que se levante el bloqueo económico a Cuba y Estados Unidos, por primera vez, se abstuvo de votar, así como Israel, aliado de la nación estadounidense.

Hasta febrero de 2008, cuando Castro pasó el poder presidencial a su hermano Raúl, el expresidente cubano había logrado la alfabetización del 100 % de la población cubana, había establecido un sistema educativo gratuito en todos los niveles que continúa vigente y se habían establecido los deportes y artes como un derecho de los ciudadanos. El sistema de gobierno implementó, además, un sistema de salud universal y subvencionado por el estado y colocó a Cuba como un importante cooperado internacional en campañas y crisis de salud. Todo esto sigue vigente bajo el gobierno e Raúl Castro.

El reto mayor de Cuba continúa siendo el desarrollo económico, cuyo mayor obstáculo es el bloque impuesto por Estados Unidos. De acuerdo al profesor Viera, bajo el régimen de Fidel Castro hubo varios intentos de restablecimiento de relaciones diplomáticas entre el gobierno estadounidense y el cubano, aunque nunca se logró ningún acuerdo. No obstante, esa gesta sí la logró el hermano de Fidel, Raúl Castro, bajo el consentimiento del primero.

“No confío en las políticas de los Estados Unidos ni he cruzado una sola palabra con ellos, pero esto no significa que yo rechace una solución pacífica a los conflictos”, escribió Fidel es una carta leída a principios de 2015 en la Universidad de La Habana, luego del anuncio del restablecimiento de relaciones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo