Fidel Castro: La historia de un revolucionario de cuello y corbata

Desde que llegó al poder en Cuba se transformó en uno de los personajes más odiados por los estadounidenses y sus aliados.

Por Inter News Services

Su nombre, definitivamente, era como una marca registrada. Tanto, que con sólo decir “Fidel” ya todos sabían de quién se trataba. Sobre todo en la década del ’60, cuando la “Guerra Fría” catapultó su nombre y su figura de barba descuidada a la categoría de inmortal.

Fidel Alejandro Castro Ruz nació en Birán, Holguín, el 13 de agosto de 1926, y desde que llegó al poder en Cuba se transformó en uno de los personajes más odiados por los estadounidenses y sus aliados.

Pero para entender esa animadversión hay que remontarse a la historia de Cuba, la pequeña isla que llegó a convertirse en una suerte de colonia estadounidense. Un lugar que en las décadas del ’40 y ’50 combinaba el mejor lugar para paseo y agrado, para mafias y narcotráfico.

Un paraíso de prostitución y corrupción a partes iguales, sobre todo desde que tomó el poder Fulgencio Batista por intermedio de un golpe militar el 10 de marzo de 1952.

El Gobierno Militar sustituyó el Congreso por un Consejo Consultivo, liquidó la libertad de expresión, de reunión, de huelga, estableció la pena de muerte y eliminó la autonomía universitaria.

El desempleo se multiplicó; el salario se redujo y, por ende, el poder adquisitivo del pueblo.

Para contrarrestar el Golpe y sus efectos nació un movimiento encabezado por Fidel Castro, un joven abogado cuyas primeras actividades políticas se habían desarrollado en el medio universitario. Preconizaba una nueva estrategia de lucha armada contra la dictadura y se dio a la preparación de esa batalla.

Fidel Castro junto a un grupo de revolucionarios atacó el cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, pero la acción fracasó y muchos de los asaltantes fueron asesinados. Fidel y su hermano Raúl fueron encarcelados.

Debido a la presión popular y a la madre de Fidel Castro, quien tenía relaciones de amistad con la entonces primera dama, y la intervención del entonces obispo de Santiago de Cuba, Batista ofrece una amnistía a los presos políticos en 1955. Fidel Castro y sus compañeros viajan a México, donde se reorganizan bajo el nombre de Movimiento 26 de Julio.

Hasta que en los primeros minutos del 25 de noviembre de 1956, Fidel Castro, su hermano Raúl, el argentino Ernesto “Che” Guevara, Camilo Cienfuegos y 78 expedicionarios más zarpan sigilosamente en el yate Granma para iniciar la revolución cubana, que derrocaría a Fulgencio Batista.

Después de siete días de viaje, llegaron a Cuba, donde los 82 revolucionarios iniciarían una guerra de guerrillas en la llamada Sierra Madre que desencadenaría en el triunfo de la revolución luego de varias escaramuzas y combates formales.

Finalmente, el 31 de diciembre de 1958 Batista huye del país y deja al frente del país al general Eulogio Cantillo.

Fidel Castro llama al pueblo a la huelga general para derrocar el gobierno provisional establecido con la huida de Batista. Finalmente entran en La Habana el 1 de enero de 1959, cuando se produce el definitivo triunfo de la revolución. Una vez tomado el poder, la oposición formó un nuevo gobierno. Como presidente fue nombrado Manuel Urrutia Lleó y como primer ministro José Miró Cardona. Fidel permanecía como comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Pronto, sin embargo, tomó las riendas del país, primero como primer ministro (1959-1976) y presidente (1976-2008). Paralelamente, fue comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias entre 1956 y 2008 y mantuvo el poder como primer secretario del Partido Comunista desde 1965 hasta 2011, cuando terminó definitivamente su mandato y le transfirió todos los poderes de la nación a su hermano Raúl.

Loading...
Revisa el siguiente artículo