Huracán Otto deja lluvias torrenciales al cruzar Nicaragua

Por AP

MANAGUA, Nicaragua (AP) — El huracán Otto avanzaba el jueves por la tarde por una zona poco poblada del sur de Nicaragua, cerca de la frontera con Costa Rica, donde dejó daños en casas y edificios pero sin que las autoridades reportaran ninguna víctima.

No obstante, se mantenía el peligro de provocar lluvias torrenciales, inundaciones y deslaves.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Miami, Otto, de categoría 2, tocó tierra el mediodía del jueves en la costa nicaragüense cerca de la ciudad de San Juan de Nicaragua con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora (110 millas por hora) que posteriormente se debilitaron hasta los 155 kilómetros por hora (100pmph).

Lumberto Campbell, delegado del gobierno para la emergencia, dijo que los efectos del huracán se podrán determinar una vez que vaya pasando por cada zona prevista. Sin embargo, aseguró que tomaron todas las medidas para evitar que los estragos fueran altos. “Hay daños en casas que estaban en zonas vulnerables, pero hasta ahora no hay muertos ni heridos”, dijo al Canal 4 de televisión.

El jueves por la tarde, Otto se encontraba a 100 kilómetros de San Carlos y se movía a 19 kilómetros por hora hacia el oeste, acercándose al lago Nicaragua por la zona cercana a la frontera con Costa Rica. El Centro de Huracanes preveía que saliera por el Pacífico el viernes por la mañana.

Las intensas lluvias que acompañan al meteoro ya causaron tres muertes en Panamá.

Nicaragua, por su parte, decretó emergencia nacional en previsión de los efectos no solo del huracán sino también por el temblor de 7 grados que, aunque sin daños reportados de forma inmediata, sacudió Centroamérica el jueves por la tarde. El sismo tuvo su epicentro en el Pacífico frente a las costas de El Salvador.

El gobierno nicaragüense cerró todas las escuelas y había previsto evacuar a más de 10.000 personas, sobre todo de la zona cercana a la localidad de Bluefields, en la costa caribeña, que se encuentran en zonas muy bajas que corrían el peligro de verse afectadas por la subida de la marea.

Cleveland Rolando Webster, alcalde del archipiélago de Corn Island, islas turísticas situadas frente a Bluefields, dijo en entrevista con medios oficiales que Otto había dejado olas de tres metros y medio y daños en casas, pero las familias afectadas se encontraban bien y en refugios. “Hay mucha lluvia, el mar está bravo y con el viento muy fuerte. Hemos estado toda la noche peligrando, con frío y mojándonos”, declaró Alicia Lampson, de 21 años al llegar a un albergue junto con otro grupo desde la cercana población de Monkey Point, al sur de Bluefields.

Rosario Murillo, portavoz del gobierno, indicó que las autoridades continúan con la evacuación de las zonas más afectadas “porque después del paso del huracán vienen las lluvias intensas y con los suelos saturados, siempre hay gran riesgo por la crecida de los ríos”.

Las regiones con más peligro eran las zonas bajas del Caribe sur, Río San Juan, Zelaya Central, Chontales, Boaco, Rivas y Granada, pero el gobierno extendió la alerta roja a áreas del centro del país.

Por su parte, el gobierno de Costa Rica declaró el alerta en todo su territorio por un periodo de 48 horas. La tarde del jueves, la Comisión de Emergencias costarricense indicó que hay 231 comunidades afectadas en la zona del centro norte del país, junto a la frontera nicaragüense, de las cuales 23 se encontraban aisladas por daños en carreteras.

La misma comisión cifró en 933 las personas que han buscado refugio en albergues.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, advirtió que las evacuaciones en las zonas de más alto riesgo eran obligatorias y la policía tenía orden de sacar a las personas de esos lugares.

La Comisión Nacional de Emergencias costarricense habilitó 16 albergues para que se refugien 1.335 personas en distintos puntos de la costa Caribe, el Pacífico Sur y la zona central del país.

La entrada de Otto como huracán categoría 2 fue calificada de “inédita” para Costa Rica pues según el Instituto Meteorológico del país nunca en 174 años se había registrado el paso directo de un huracán sobre su territorio.

El presidente de la Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica, Iván Brenes, pidió a la población que deje las acciones de rescate en manos de personal especializado.

Las fuertes lluvias ocasionadas por este fenómeno mantienen cerradas algunas de las principales carreteras del país y las clases han sido suspendidas.

Otto recuperó categoría de huracán el miércoles por la noche tras fluctuar entre tormenta tropical y huracán a principios de semana.

El presidente Solís dijo que Otto podría dañar los cafetales y otros cultivos clave en Costa Rica. Nicaragua teme también las repercusiones para los agricultores ya que los cultivos de café están casi listos para su cosecha.

Otto podría poner “en riesgo la seguridad alimentaria de los pequeños granjeros que dependen del maíz, frijol, cacao, miel, café y ganado para sobrevivir”, dijo Jennifer Zapata, directora regional de Heifer Internacional, un grupo estadounidense que lucha contra la pobreza.

Loading...
Revisa el siguiente artículo