"Algún día" Estados Unidos tendrá su primera mujer presidenta

Hillary Clinton se dirige a las mujeres en emotivo mensaje

Por David Cordero

En julio de este año Hillary Clinton aceptaba en Philadelphia la candidatura oficial a la presidencia de Estados Unidos. La Convención del Partido Demócrata estaba preparada para ese suceso y luego de la votación de los delegados, fue proyectado un vídeo que repasaba uno por uno los 44 presidentes de la nación estadounidense. Al final de la grabación, la pantalla parecía romperse en pedazos de cristal, dejando al descubierto la imagen en vivo de Hillary Clinton, proyectada como la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

 

Pero el techo de cristal no se rompió. No hubo celebración y la exsecretaria de estado no logró marcar ese capítulo tan importante en la historia de Estados Unidos.

 

“Lo siento”, afirmó Clinton ante partidarios, trabajadores de su campaña y las cámaras de televisión. “Este no es el resultado que queríamos y por lo que trabajamos tanto, y lamento que no hallamos ganado estas elecciones”, añadió desde Nueva York, reconociendo así la monumental victoria del republicano, Donald Trump.

 

En su discurso final, Clinton se dirigió de forma especial a las mujeres, millones de mujeres que vieron en ella la esperanza de ver por primera vez a una mujer en el puesto más alto del gobierno federal estadounidense, sentada en la butaca de la Oficina Oval de la Casa Blanca.

 

“Sé que todavía no hemos roto el techo de cristal más alto y más duro, pero algún día, alguien lo hará, y posiblemente antes de lo que podríamos pensar. A todas las mujeres y especialmente a las jóvenes que han depositado su fe en esta campaña y en mí, quiero que sepan que nada me ha hecho más orgulloso que ser su campeona”, afirmó.

 

“A todas las niñas que están viendo esto, nunca duden que son valiosas y poderosas y merecen todas las oportunidades en el mundo para perseguir y lograr sus sueños”, continuó Clinton, al tiempo que recalcó que la constitución de Estados Unidos consagraba la transferencia pacífica del poder y no sólo respetaba eso, sino que lo amaba. También recordó que la Constitución no sólo protegía esa transferencia, sino también el estado de derecho, el principio de que todos somos iguales en derechos y dignidad, libertad de culto y expresión.

 

“Esto es doloroso, pero le debemos una oportunidad”, apuntó en referencia a Trump, el presidente electo, quien logró 290 votos electorales, frente a los 228 de Clinton en la carrera por los 270 necesarios para alcanzar la presidencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo