Trump reitera su apuesta al voto cubano en Florida

Por David Cordero @David_cmercado

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, dejó claro la semana pasada que en el estado de Florida –clave para ganar las elecciones presidenciales– cuenta con el voto de la comunidad cubana para alcanzar la victoria.

En su cuenta de Twitter, el empresario publicó que “el pueblo de Cuba ha luchado demasiado tiempo. Hay que revertir las órdenes y concesiones ejecutivas de Obama hacia Cuba hasta que se restablezcan las libertades”, en medio de su visita al estado de Florida para dos eventos de campaña política en Lakeland y West Palm Beach.
 

Trump –que se había limitado a decir en un debate que el embargo no funcionaba pero que él hubiera hecho mejores negociaciones que las que hizo Obama para restablecer la relación–, aseguró hace aproximadamente un mes que el acercamiento entre Washington y La Habana podría terminar si el presidente Raúl Castro no cumple con una serie de demandas, como la liberación de presos políticos y cambios hacia la democratización, declaraciones que lo colocaron finalmente como un candidato fuerte para la comunidas cubana en la Florida. De acuerdo al Pew Research Center, la comunidad cubana alcanza los 1.4 millones en dicho estado.

“Históricamente los cubanos de la Florida en particular, concentrados principalmente en el sur del estado, han votado mayormente por el candidato republicano”, dijo a Metro el analista Alfonso Aguilera, en entrevista previa. Trump, sin embargo, no representaba una opción fuerte para la comunidad cubana en la Florida –un grupo que observa con ciudado el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre el gobierno de la isla y el estadounidense–, dado que el embargo económico a Cuba era para ellos un elemento de fuerza ante el régimen castrista en aras de impulsar la democratización del país.

“Para ellos el compromiso con mantener el embargo (impuesto a Cuba por Estados Unidos) siempre ha sido muy importante”, añadió el presidente del Latino Partnership for Conservative Principles. De modo que los cubanos, por un lado, tienen frente a sí a la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, que apoya tenazmente la normalización de relaciones con Cuba, pero del lado republicano tienen un candidato con expresiones ahora contundentes sobre la relación entre ambos países.

“Ellos (los cubanos) ven además la normalización, no como algo que beneficia al pueblo cubano, sino que a quien beneficia es a los intereses económicos de EE. UU., a las empresas, pero lo que hace realmente esa inversión es inyectar dinero al régimen, de manera que el régimen castrista pueda consolidarse”, apuntó Aguilar.

El analista explicó que, si bien es cierto que un gran número de cubanos –especialmente la nueva generación nacida en EE. UU.– apoya la normalización de las relaciones bajo los términos negociados por la administracieon de Obama, una mayoría entiende que los cambios democráticos Cuba no deben entrar por vía económica, sino de facto en el sistema de gobierno.

Loading...
Revisa el siguiente artículo