Matthew tranquiliza campaña antes de dos debates

Por The Associated Press @AP

WASHINGTON – Lo único que pudo desplazar a esta campaña presidencial de la televisión en Estados Unidos fue el monstruoso huracán Matthew, que logró acallar los discursos políticos luego de 15 meses de enfrentamientos constantes. Ambos candidatos presidenciales, sus ayudantes, sus compañeros de fórmula e incluso algunos de sus anuncios guardaron silencio el viernes mientras el estado clave de Florida era golpeado por el meteoro y los residentes de las costas se atrincheraban en sus hogares.

Donald Trump y Hillary Clinton se mantuvieron lejos de la tormenta, en sus bases en Nueva York. Ambos planeaban aprovechar la mayor parte del día y prepararse para su segundo debate del domingo por la noche, en St. Louis, que tendrá un formato de reunión vecinal.

La pausa fue un recordatorio de las posibilidades y los peligros de hacer campaña durante una crisis. Muchos presidentes y candidatos presidenciales antes que ellos trataron de aprovechar desastres naturales similares para mostrar su liderazgo —y algunos sacaron a relucir sus deficiencias— arriesgándose a cambiar la trayectoria de la contienda. Tanto Clinton como Trump parecían moverse con cuidado, por ahora.

Sus equipos de campaña pasaron el jueves retirando a su personal y a voluntarios, cerrando oficinas y cancelando eventos en aquellas ciudades en la trayectoria del huracán, mientras muchos residentes de Florida hacían caso a los llamados de evacuar la zona. En el estado, el equipo de campaña de Clinton retiró sus anuncios del canal del tiempo Weather Channel, en medio de críticas sobre falta de tacto, mientras el equipo de Trump retiraba sus anuncios de televisión de tono negativo.

“Incluso aunque alguien quisiera hacer política, no hay nadie ahí que escuche”, opinó Steve Schale, un consultor demócrata que dirigió o asesoró las campañas de Barack Obama en el estado en 2008 y 2012.

Ambos equipos de campaña y funcionarios estatales estaban atentos a la forma en que el huracán podría afectar la votación en Florida. La tormenta llegó cinco días antes del plazo de registro de votantes, lo que provocó que la campaña de Clinton solicitara una extensión a los funcionarios estatales. El gobernador republicano Rick Scott se negó, alegando que “todo el mundo tuvo mucho tiempo para registrarse”.

Los funcionarios también estaban atentos a la votación adelantada por correo. Esas papeletas iban a ser enviadas esta semana, lo que abrió la posibilidad de que lleguen justo cuando los votantes estén retirándose de sus hogares o ya los hayan evacuado. Al menos la mitad de los votantes de Florida acostumbran votar antes del día de las elecciones, ya sea por correo o en persona.

Loading...
Revisa el siguiente artículo