A dos años de la desaparición de 43 estudiantes en México

Por Metro World News

var VideoTV=”oT2qhe5wTv/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/80″;

El 26 de septiembre de 2014 es un día negro para 43 familias mexicanas, cuyos hijos desaparecieron en el sur de la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero. Los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, un colegio de enseñanza, en Ayotzinapa, fueron presuntamente detenidos por la policía local, después de tomar un autobús para viajar a una protesta y entregados a una banda del crimen organizado conocida como Guerreros Unidos. El gobierno afirma que la banda asesinó a los estudiantes, antes de quemar sus cuerpos y verter sus restos en el río San Juan, cerca de la ciudad de Cocula.Ayer se cumplieron dos años del fatídico día.

A pesar de las afirmaciones del gobierno, las familias y amigos de los jóvenes desaparecidos continúan en la búsqueda. Clemente Rodríguez Moreno, ex distribuidor y vendedor de agua embotellada, quien busca a su desaparecido hijo de 19 años de edad, Christian Alfonso Rodríguez, explica por qué cree que todavía están vivos.

Háblenos de su hijo …

–Tenía muchos sueños. Un día Christian me dijo que quería estudiar agronomía. Pero debido a problemas de dinero, ingresó en una escuela normal rural en Ayotzinapa, en el estado de Guerrero. Su sueño desapareció; él no era capaz de hacer lo que quería. Cambió nuestras vidas para siempre. Entró en esta escuela para estar más cerca de su Tepozcuautla natal, situado en el municipio de Chilapa, Guerrero, para enseñarle a la gente a leer y mostrarle a su familia todo lo que había aprendido. Pero el gobierno ha tratado de quitarnos la esperanza de encontrarlo. Voy a seguir buscándolo, aunque las autoridades digan que Christian está muerto. ¡Lo encontraré! ¡No me detendré!

¿Cuándo fue la última vez que lo vio?

–El 24 de septiembre de 2014. Ese día Christian me dijo que ya había pasado la semana de prueba. Cuando lo llevé a la escuela yo tenía prisa y ni siquiera tuve la oportunidad de darle un abrazo. Ahora me arrepiento de no despedirme [llora]. ¿Qué piensan los amigos de Christian sobre su desaparición? En el instituto estaba practicando la danza popular. Tenía un traje tradicional de Veracruz [región, situada en el este de México. – Ed]. Sus compañeros de baile mantienen sus botas y también están ayudando con la búsqueda de Christian. Cuando mi hijo regrese esperan poder entregarle sus zapatos de nuevo.

¿Hay alguna posibilidad de que volverá?

–Estoy seguro de que ha sido capturado por el Ejército mexicano. Hay un testimonio de un testigo que afirma haber visto a los estudiantes detenidos por los militares en un campo. Pero tuvieron que cambiar de ubicación. Yo estuve allí y vi unas escaleras y cuerdas en los árboles.

¿Qué siente cuando las autoridades afirman que está muerto?

–No me siento mal. Estoy seguro de que mi hijo está vivo, porque sé que existe la necesidad de un gran fuego para quemar tantos cuerpos. Y no hay ninguna lógica en quemar 43 cuerpos en una fosa y menos aún si estuvo lloviendo ese día. De todos modos, sabemos que los 43 estudiantes están vivos. ¿Ha recibido cualquier otro tipo de ayuda? Sí, en muchos países han habido manifestaciones. Recibimos ayuda económica y espiritual, así como suministro de alimentos de los EE.UU., Alemania, Suiza y Australia – y los ciudadanos mexicanos.

¿Qué más estás haciendo para encontrar a Christian?

–Antes de su desaparición estaba distribuyendo y vendiendo agua embotellada para ganarme la vida. Pero tuve que dejar de trabajar. Dejé todo, incluyendo mi familia, al igual que otros padres que también perdieron a sus hijos. No puedo dormir, no puedo pensar en nada más que no sea mi hijo. Arriesgamos nuestras vidas buscando en la ciudad de Iguala y en las colinas del municipio de Cocula. Pero esa misión fracasó, porque no hemos encontrado nada. Sólo mujeres y ropa de hombre en una casa. Un anciano dijo que hace años en esa zona una gran cantidad de crímenes sucedieron y se abandonaron muchos edificios.

Por: Dmitry Belyaev, Daniel Casillas

Loading...
Revisa el siguiente artículo