Los ataques terroristas y las campañas presidenciales en EE. UU.

Por David Cordero @David_cmercado

Las cámaras de seguridad de varios establecimientos y las huellas digitales en uno de los artefactos no explotados encontrados en la Ciudad de Nueva York fueron eviencia principal para dar con el paredero de Ahmad Khan Rahami, el sospechoso de haber ubicado y detonado las bombas en Chelsea en la Ciudad de Nueva York, así como en varios puntos de Nueva Jersey.

De acuerdo con el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, ya hay “motivos suficientes para creer que se trató de un acto terrorista”. Los hechos abonan a una tensa campaña presidencial en la que el tema de los inmigrantes —en especial, los musulmanes  y provenientes de países con alta incidencia de ataques— es uno de los asuntos principales.

Para el profesor de Ciencias Políticas y analista internacional José Rivera, la respuesta definitivamente no debe ser la limitación de la libertad de las personas, especialmente en términos de movimiento. Se trata de la línea de pensamiento que ha propuesto el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump.

“En eso coinciden los republicanos conservadores, que se cree un imaginario de miedo tal que el público pida medidas más restrictivas, draconianas, limitar las libertades en aras de un imaginario de seguridad, y ese quizás es el problema con este tipo de ataques”, puntualizó el profesor en entrevista con Metro.

De acuerdo a Rivera, la logística de seguridad de ciudades como Nueva York –con ocho millones de habitantes– es muy complicada y “trae problemas de por sí”, de modo que mantener la ciudad segura es un ejercicio difícil, pero una respuesta como limitar las libertades de los individuos para crear “una falsa sensación de seguridas” sólo tendría como resultado polarizar aún más los puntos de vista y el debate político ya polarizado en los Estados Unidos. Por otro lado, limitar las libertades sería un indicativo de que los terroristas han cumplido su cometido: inyectar el miedo.

Rivera apuesta a la vigilancia de las autoridades y la vigilancia ciudadana como mejor método para combatir este tipo de actos terroristas domésticos, que es lo que aparenta haber sucedido en Nueva York, Nueva Jersey y Minnesota. Es decir, se trata de atacantes que no están entrenados por organizaciones terroristas, sino que son residentes o ciudadanos del país donde llevan a cabo el acto inspirados y radicalizados hacia el pensamiento o filosofía de esos grupos. Es lo que se conoce como “lobos solitarios”.

“Siempre tiene que haber una alerta de parte de las autoridades de instar a los ciudadanos a que no juzguen por la apariencia de las personas pero sí por los actos. Si la persona está actuando sospechosamente, si está ocultándose de las cámaras, si tiene un patrón de conducta que quizás es irregular o que le causa sospecha, pues que lo denuncie a las autoridades”, apuntó, al tiempo que habló sobre la importancia de continuar el diálogo multicultural.

“Hay que continuar el diálogo multicultural, interétnico e interracial y decir: ‘Mira, la gran mayoría de las personas que viven en este país aman a su país, pues ciertamente los que hacen esto son la excepción. Estas personas no representan a la comunidad’”, añadió.

Loading...
Revisa el siguiente artículo