Retórica migratoria como código para atacar a latinos

Por David Cordero @David_cmercado

No importa si eres mexicano, puertorriqueño, colombiano o nicaragüense, la retórica de Donald Trump en contra de los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos (EE. UU.) se ha convertido en realidad en un código para atacar a la comunidad latina en general y hacerla culpable, de algún modo, de los males sociales que afectan a la nación estadounidense.

Así lo dijo a Metro José Parra, estratega demócrata y presidente de la firma de consultoría Próspero Latino, con sede en Washington D. C.

“El hecho de que Trump haya atacado tan fuertemente a un juez nacido en Estados Unidos —en Indiana— porque sus padres eran mexicanos te indica que no es cuestión de si es ciudadano o no es ciudadano, sino de términos culturales”, afirmó el líder latino.

Ante tal situación, el llamado a la comunidad latina en EE. UU. es uno solo: salir a votar masivamente en contra del candidato republicano a la presidencia, Donald Trump.

“Cuando hay este tipo de retórica en contra de nuestra comunidad, no podemos ser tibios. Hay que responder contundentemente con el voto, salir masivamente y votar en contra de Trump y las personas que lo están apoyando. Hay que votar por Hillary Clinton; es claro”, puntualizó Parra, quien, además, dijo que el voto de castigo por parte de la comunidad latina también debe ir en contra de otros candidatos a puestos políticos que apoyan la candidatura de Trump.

Enfatizó en la candidatura de Marco Rubio, senador por el estado de la Florida. Rubio, de origen latino, ha continuado respaldando a Trump, pese a que la mayoría de los latinos en dicho estado no apoyan la candidatura del republicano, según Parra.

De hecho, el presidente de Próspero Latino hizo un llamado especial a la comunidad latina en la Florida —un estado clave en la contienda presidencial— a salir a votar, “sobre todo a la comunidad puertorriqueña, que va a tener un impacto grandísimo en ese estado”.

“Hay que salir a votar porque estamos votando por nuestra existencia y porque respeten a nuestra cultura”, puntualizó Parra.

Alrededor de 27.3 millones de latinos son elegibles para votar en las elecciones de noviembre en EE. UU., según la Asociación Nacional de Funcionarios Públicos Latinos Electos (NALEO, por sus siglas en inglés), mientras que unos 11 millones permanecen indocumentados.

La situación de dicho grupo no se ha atendido aún mediante una reforma migratoria, pese a que en 2013 el Senado de EE. UU. aprobó el Proyecto S. 744, una legislación bipartidista que establecía una reforma y un camino hacia la ciudadanía, luego de una verificación de antecedentes criminales. Sin embargo, la Cámara de Representantes —dominada por republicanos— ni siquiera llevó el proyecto a discusión en el pleno.

“No levantaron un dedo para arreglar la situación. Lo dejaron así. Han dejado que el problema continúe exacerbándose a medida que pasa el tiempo, y el liderazgo republicano, al hacer eso, le entregó a Donald Trump un tema del que hablar y sobre el cual crear divisiones”, señaló Parra, al hablar sobre la falta de acción por parte de los republicanos en la Cámara y las tensiones interétnicas creadas por Trump.

El candidato presidencial republicano retomó su línea dura antiinmigrante el pasado miércoles en la noche, luego de que había dado señales de que suavizaría su discurso y después de la inesperada visita a México y su encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto.

“A lo que está apuntando es a que va buscando la misma base [de electores] que lo eligió durante la primaria y que no entiende las complejidades del sistema migratorio”, apuntó Parra.

Aunque se había pensado que Trump buscaría ganarse el voto de los conservadores moderados, eso quedó atrás. Y es que el candidato republicano dejó claro en su mensaje sobre inmigración que “para los que están aquí ilegalmente hoy, que buscan estatus legal, tendrán una ruta y solo una ruta: volver a casa y solicitar el reingreso bajo las reglas del nuevo sistema de inmigración legal”.

El magnate de bienes raíces hizo hincapié en que todos los inmigrantes indocumentados en territorio estadounidense están sujetos a deportación o podrían ser deportados bajo su administración si llegara a la Casa Blanca, y enfatizó en que la prioridad es deportar a los indocumentados con antecedentes criminales.

“Lo que entiende el común denominador de los votantes es que los latinos y la violencia van tomados de la mano, y eso es lo que dijo en su discuro cuando aceptó la nominación en la convención y lo dijo más fuerte el miércoles en la noche”, explicó el presidente de Próspero Latino.

El discurso de Trump se dio apenas unas horas después de la visita a México, una invitación de Peña Nieto que no ha sido bien vista.

“[Peña Nieto] puso a Donald Trump, una persona que ha insultado a los mexicanos y a los latinos en general, al mismo nivel de un funcionario o líder electo”, apuntó el líder latino en Estados Unidos.

“Muchos de los mexicanos con los que he conversado dicen que sintieron que le abrió las puertas a la persona que ha venido insultándolos y que ha convertido a la comunidad hispana y mexicana en Estados Unidos en una piñata política y literalmente ha sembrado un odio y creado unas tensiones interétnicas tremendas de una manera irresponsable”, añadió.

Loading...
Revisa el siguiente artículo