Un rostro, cien mil niños

La imagen que resume la realidad de la guerra civil en Siria

Por David Cordero @David_cmercado

var VideoTV=”oTzG4l9eC5/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/80″;

La lejanía, la ausencia de empatía y quizás la normalización de titulares que sólo enfatizan en el número de víctimas, han hecho olvidar que cerca de dos millones de personas –según la Organización de las Naciones Unidas (ONU)– continúan atrapas en Aleppo y los alrededores de esa ciudad en Siria.
Pero un solo rostro, la imagen de un niño ensangrentado, envuelto en polvo, sirve hoy de crudo recordatorio.

Su nombre es Omran, de unos cuatro o cinco años de edad. Como él, otros 100 mil niños se encuentran atrapados al este de Aleppo, bajo la amenaza de que en cualquier momento el mínimo movimiento les arrebate la vida. De acuerdo a la cadena CNN, Omran y otros cuatro miembros de su familia resultaron heridos cuando una bomba destruyó su hogar. Afortunadamente, todos lograron sobrevivir.

La ciudad de Aleppo se encuentra en estos momentos en una situación crítica, en medio de batallas decisivas entre rebeldes y la fuerza del régimen Bashar Al Assad. Precisamente ayer, tres personas murieron y al menos otras 12 resultaron heridas en la zona controlada por los rebeldes en el barrio de al Qaterchi, al este de Aleppo, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Ayer, alguien pudo salvar la vida de Omran.

El conflicto sirio ha provocado que más de 4.5 millones de personas salgan huyendo de país, para convertirse en refugiados principalmente en Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto, países a donde llegan para continuar el sufrimiento y los efectos de la pobreza, el hambre, la miseria y el rechazo.

Tan reciente como la pasada semana, la ONU instó a una “pausa humanitaria” en los enfrentamientos militares para poder tener acceso inmediatamente a las zonas donde miles de civiles continúan atrapados sin comida, agua y electricidad. De acuerdo a CNN, solamente en las últimas dos semanas han muerto más de 300 personas en Aleppo y los alrededores. Mientras tanto, el reloj sigue corriendo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo