Trump lanza culpas a medias y estrategia contra Estado Islámico

Ataca a Obama | El candidato presidencial republicano asegura que el actual presidente es el responsable del crecimiento del grupo extremista

Por David Cordero @David_cmercado

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, presentó ayer ideas más concretas aunque no específicas respecto a su estrategia para combatir al grupo extremista Estado Islámico (EI), si llegase a la Casa Blanca.

Antes de entrar de lleno en las propuestas, Trump enfatizó en que el presidente Barack Obama y la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, son los culpables del origen y propagación del grupo extremista a través de Medio Oriente y otras partes del mundo.

“El ascenso de EI es el resultado directo de las decisiones políticas tomadas por el presidente Obama y la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton”, insistió Trump.

Lo cierto es que el candidato republicano no está del todo equivocado, pues ciertas políticas exteriores de Estados Unidos han impulsado de alguna manera la expansión de EI, según explicó el profesor José Rivera, analista político internacional, en entrevista con Metro.

Sin embargo, de acuerdo al experto, los errores no han sido exclusivos de la administración de Obama.
“Evidentemente Trump lo quiere pintar como que es culpa exclusiva de la administración Obama pero no es así, no es como él lo pinta”, afirmó Rivera, añadiendo que la ola de políticas erróneas de Estados Unidos hacia Medio Oriente se remonta en gran medida a la administración del expresidente republicano George W. Bush.

“Estados Unidos es en parte responsable del origen y la propagación de Estado Islámico, abriendo un segundo frente de guerra contra el terrorismo en Irak y ciertamente de manera imprudente y desacertada crea, a través de la invasión y ocupación, una  inestabilidad enorme en un país que ya estaba inestable”, explicó el analista.

De acuerdo a Rivera, bajo la administración de Bush, además, Estados Unidos promocionó el sectarismo en Irak y apoyó un gobierno de mayoría chiita en detrimento de la comunidad de árabes suníes.
Pero tras ocho años de Bush, las políticas implementadas por Obama no han frenado el avance.

“Es decir, la salida precipitada de las tropas estadounidenses en 2011, el permitir que la situación se deteriorara en Irak a partir de 2014, cuando Estado Islámico toma Mosul, el haber subestimado la amenaza de Estado Islámico y no tomar medidas para contrarrestar eso y haber tenido un acercamiento sumamente errático con respecto a la guerra civil siria”, enumeró Rivera.

No obstante, esto no significa que las ideas de Trump, de afianzar aliados en contra de EI y vetar la inmigración de personas que vienen de países con alta incidencia de ataques terroristas, sean las propuestas correctas para contrarrestar el avance del grupo extremista.

Loading...
Revisa el siguiente artículo