Aires más progresistas en la campaña de Hillary Clinton

Bernie Sanders la endosó luego de negociar varias de sus propuestas e incluirlas en la plataforma de gobierno de la virtual candidata demócrata

Por David Cordero @David_cmercado

Luego de casi un mes de reuniones y negociaciones tras la victoria de Hillary Clinton en las primarias presidenciales demócratas, su exrival Bernie Sanders endosó su candidatura y aseguró que hará todo lo posible para asegurarse de que “ella sea la próxima presidenta de los Estados Unidos”.

“No es ningún secreto que Hillary Clinton y yo no estamos de acuerdo en ciertos asuntos, de eso se ha tratado esta campaña, de eso se trata la democracia. Pero estoy feliz de decirles que tras las reuniones durante el fin de semana en Orlando, hemos producido la plataforma más progresista en la historia del Partido Demócrata”, afirmó Sanders, durante un evento en Portsmouth, New Hamphire.

De las propuestas de campaña del senador por Vermont, varias se sumarán ahora oficialmente al programa de gobierno propuesto por Clinton. Ya se había anunciado, por ejemplo, que la exsecretaria de Estado apoyaría el acceso gratuito a la universidad, una de las principales propuestas defendidas por Sanders durante su campaña primarista. En el caso de Clinton, la propuesta de matrícula gratuita en las universidades peublicas se extendería a la clase media y trabajadora, las familias que devengan un máximo de $125 mil al mes.

“Estas elecciones se tratan de las miles de personas jóvenes sumergidas en deudas de préstamos estudiantiles, mientras otros ni siquiera tienen dinero para ir a la universidad, y la necesidad en este país de tener la mejor clase trabajadora educada dentro de una economía global altamente competitiva”, subrayó Sanders, no sin antes agradecer a los 13 millones de estadounidenses que votaron por él durante las primarias y que le dieron la victoria en 22 estados de la nación. “Cuando se anuncie el pase de lista en la Convención Nacional Democrática, se mostrará que ganamos casi 1,900 delegados”, añadió el exaspirante presidencial.

Por otro lado, ambos demócratas estuvieron de acuerdo en que defender el Affordable Care Act (Ley de Cuidados de Salud Asequibles), proyecto de salud propuesto y firmado por el presidente Barack Obama en el 2010, debe fortalecerse y expandirse, con miras a que todos los ciudadanos estadounidenses tengan acceso a cuidado de salud.

“Ellos (los republicanos) quieren abolir el Affordable Care Act, cortarle servicios de salud a 20 millones de personas, cortar fondos de Medicaid a las familias de bajos ingresos. Necesitamos más personas con acceso a cuidado de salud de calidad, no menos”, indicó Sanders. “Lo último que necesitamos hoy día en Estados Unidos, es un presidente que no le importe que miles de personas pierdan acceso a la cobertura de cuidado de salud que necesitan desesperadamente”, añadió el senador, en referencia al virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump.

Clinton y su exrival demócrata hacia la candidatura, también parecen estar de acuerdo en que hay que diseñar un sistema de impuestos más justo y equilibrado que no exima de ese pago a compañías e individuos con billonarias ganancias.

También acordaron que hay que reducir el costo de los medicamentos y hay que negociar con las industrias farmacéuticas, que a juicio de ambos generan desorbitantes ganancias monetarias al tiempo que limitan el acceso a cuidados de salud de calidad.

“Las compañías de medicamentos no deberían estar generando billones en ganancias, mientras 1 de cada 5 estadounidenses están imposibilitados de asumir el costo de los medicamentos que necesitan”, subrayó el autodescrito social-demócrata, mientras Clinton asentaba con la cabeza a todas las declaraciones de su colega demócrata.

Una prioridad fundamental dentro de la plataforma de gobierno demócrata acordada por ambos, será el nombramiento del noveno juez en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, espacio que quedó vacante en febrero tras la muerte del juez Antonin Scalia. El nombramiento, aseguró Sanders con el apoyo de Clinton, es imprescindible para continuar la defensa de los derechos de la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual, Transexual y Transgénero (LGBTT), los derechos de la mujer, los inmigrantes, los trabajadores y las minorías.

“En estos momentos de estrés para nuestro país, estas elecciones deben basarse en mantener a nuestra gente unida no dividida. Mientras Donald Trump está ocupado insultando mexicanos, musulmanes, inmigrantes, afroamericanos, Hillary Clinton entiende que nuestra diversidad es una de nuestras mayores fuerzas”, puntualizó el senador de 74 años.

“Somos más fuertes cuando negros, blancos, latinos, americanos asiáticos, todos nos mantenemos unidos. Sí, nos hacemos más fuertes cuando hombres y mujeres, jóvenes y adultos, homosexuales y heterosexuales, los nativos y los inmigrantes peleamos para hacer de este país uno mejor trato para todos”, añadió.

Sanders cerró su discursos abrazando a Clinton, no sin antes hacer hincapié en que ahora lo que sigue es asegurarse de que esa plataforma de gobierno se cumpla, con un Senado y una Cámara de Representantes controlada por demócratas, así como con Hillary en la presidencia.

De inmediato, Trump reaccionó en las redes sociales y publicó en su cuenta de Twitter que estaba “un poco sorprendido de que Bernie Sanders no era fiel a sí mismo y sus seguidores. Ellos no están contentos de que él se haya vendido”.

Luego publicó otro tuit dirigido a los seguidores de Bernie Sanders. “Para todos los electores Bernie que desean dejar los malos tratos comerciales y los intereses especiales a nivel mundial, le damos la bienvenida con los brazos abiertos. La gente primero.”

Loading...
Revisa el siguiente artículo