Al menos 136 afroamericanos muertos a manos de policías en EE. UU. este año

En menos de 48 horas se sumaron los últimos dos

Por David Cordero @David_cmercado
Te recomendamos este video:

var VideoTV=”joGc6rtja/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/80″;

Philando Castle se convirtió ayer en la víctima número 136 de la lista de hombres de tez negra abatidos a tiros por parte de miembros de la policía de los Estados Unidos (EE. UU.).

Castle se encontraba conduciendo acompañado de su novia, Diamond Reynolds, en Falcon Heights, Minneapolis, cuando un oficial los detuvo porque el auto tenía roto uno de los focos traseros.

El hombre afroamericano estaba sacando su tarjeta de identificación del bolsillo mientras le dejaba saber al oficial que portaba un arma con permiso de portación, cuando el policía le disparó no una, ni dos, nis tres veces, sino en cuatro ocasiones.

Los hechos fueron relatados por Reynold en un vídeo que punlicó en vivo en su perfil de Facebook, mientras su novio se desangraba a su lado. Su hija, de cuatro años, presenció los hechos desde el asinto trasero.

“Por favor, Dios. Por favor, Dios, no me digas que se ha ido. Por favor, no me digas que se ha ido”, dice la novia del hombre. “Por favor, oficial, no me diga que usted le acaba de hacer esto a él. Le disparó cuatro balas señor. Él sólo trataba de conseguir su licencia y registro, señor”, continúa la joven, al tiempo que el oficial de la policía le exige que salga del auto. En total, al menos tres patrullas se encontraban detrás del auto del hombre de 32 años que yacía moribundo en el asinto del conductor. Más tarde, en el Centro Médico del Condado de Hennepin, se confirmó su muerte.

El suceso ocurre a penas un día después de que otro hombre afroamericano de 37 años abatido a tiros por la policía en Baton Rouge, Louisiana. Un vídeo que capturó los hechos muestra cómo dos oficiales derriban al suelo a Alton Sterling. Acto seguido, uno de los oficiales exclama que Sterling –ya en el suelo–, posee un arma.

Uno de los policías continúa: “Te juro por Dios que si te mueves…”. El oficial no había culminado su amenaza mientras apuntaba al hombre, cuando se escuchan tres detonaciones de una pistola y luego tres más. La autopsia preliminar señaló que Sterling murió por causa de tiros en el pecho y la espalda.

Estos últimos dos incidentes se suman a una larga lista de asesinatos efectuados por miembros de la polícia en Estados Unidos, muchos de los cuales pasan por ficha y no son investigados, de acuerdo a la organización Mapa de Violencia Policial, que se dedica a recopilar este tipo de datos.

En el 2015, por ejemplo, la organización denuncia que al menos 346 personas afroamericanas fueron abatidas a tiros por la policía, cuando sólo un 30 % por ciento de ellos poseía un arma o era sospechoso de algún crimen violento. Un 97 % de los casos no resultó en cargos criminales con el oficial o los oficiales responsables de los hechos.

De acuerdo a datos recopilados por el periódico The Guardian –por su parte–, al menos 136 personas de tez negra –128 hombres y 8 mujeres– han muerto a tiros disparados por oficiales de la policía de EE. UU.  Al menos 24 de ellos no estaban armados. La lista incluye 275 personas de tez blanca –257 hombres– y 18 mujeres–, también muertas a tiros por la policía, así como 86 latinos, entre ellos una mujer. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo