Activista se planta frente a consulado de México con piñata de Donald Trump

El activista bautizó la piñata como "El hijo del diablo", porque, dice, existe mucha maldad en sus comentarios contra la comunidad inmigrante.

Por EFE @EFEnoticias

Víctor Ibarra es un activista mexicano proinmigrante que ha puesto en práctica una idea provocadora: plantarse frente al Consulado General de México en Houston, Texas, acompañado de una figura del republicano Donald Trump en forma de piñata con cuernos.

Como cada mañana, Ibarra se instala frente a la sede diplomática mexicana y, bajo la sombra de algunos árboles, coloca la tosca y colorida cabeza de Trump. Un letrero que cuelga dice: “No somos criminales”. Detrás, un bandera de México y una mesa en la que recoge firmas de solidarias.

“Lo estamos haciendo para llamar la atención de todos los mexicanos a quienes este candidato presidencial ha ofendido demasiado con sus comentarios racistas; queremos que la gente reaccione con la mejor arma que tiene, que es su voto”, dijo Ibarra en entrevista con EFE.

Ibarra bautizó la piñata de Trump como “El hijo del diablo”, porque, dice, existe mucha maldad en sus comentarios contra la comunidad inmigrante.

“Hay mucho odio en las palabras de este señor. Ha dicho de todo contra los mexicanos: que somos criminales, violadores, narcotraficantes, y quiere hacer un muro en la frontera para que ya no vengamos a este país; como inmigrantes eso nos duele”, se quejó el activista y fundador de la organización Latinos Inmigrantes Triunfadores (LITE).

La piñata de cuatro pies de altura compuesta de una gran cabeza de tres pies y medio de ancho es idea del propio Ibarra, quien la mandó fabricar en abril de 2015 y, desde que estuvo finalizada, la lleva con él a toda clase de protestas, incluso durante la reciente visita de Trump a Houston.

Ahora, desde hace semanas, la cabezota de Trump frente al Consulado de México en Houston se ha convertido en símbolo y recordatorio del agravio y sentimiento de discriminación que sienten los mexicanos.

El mexicano, natural de Reynosa (Tamaulipas), quiere que el mensaje de rechazo a Trump y sus políticas antiinmigrantes sean escuchadas por los mexicanos residentes en este país, “especialmente -apuntó- por aquellos que tienen doble ciudadanía y que pueden votar”.

En las tres semanas que lleva de plantón, Ibarra ha recabado unas 800 firmas con nombres y teléfono de los interesados, según confirmó el propio activista.

La idea es, añadió, “llamarlos a todos (a los firmantes), porque estamos planeando un evento de registro para votar junto con la organización Mi Familia Vota, posiblemente para el próximo mes”.

“Lo que queremos es que quienes pueden participar en las elecciones lo hagan y quienes no pueden (porque no cumplen con los requisitos) que pasen la voz a sus hijos, familiares o conocidos que son ciudadanos americanos, para que ejerzan su derecho”, subrayó el mexicano que emigró a EE.UU. hace 15 años.

Como activistas a favor de los inmigrantes creemos que la “retórica de odio” de Donald Trump “nos daña muchísimo, causa división entre la comunidad y lo único que nos queda es salir a votar el 8 de noviembre”, dijo Ibarra, con más de una veintena de años de lucha en favor de los inmigrantes a su espalda.

Ibarra expresó su determinación de continuar con esta campaña hasta el próximo 5 de octubre, último día para registrase y poder así votar en las elecciones presidenciales de noviembre.

“El día de las votaciones tendremos aquí mismo una gran fiesta; desde temprano colgaré unas tres piñatas réplicas de esta para que la gente venga a ese festejo en el que asumiremos desde temprano que con nuestro voto hemos derrotado a Donald Trump.

Loading...
Revisa el siguiente artículo