Sí de la Corte Suprema a la Acción Afirmativa

Por David Cordero @David_cmercado

En una decisión emitida hoy por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos con 4 votos a favor y 3 en contra, la mayoría de los jueces estuvo de acuerdo con la política de Acción Afirmativa que utiliza la Universidad de Texas (UT Austin), para ayuda a estudiantes de minoría a tener acceso a estudios universitarios.

En la opinión de mayoría escrita por el juez Anthony M. Kennedy, se alertó, sin embargo a que “es una obligación continua de la universidad deliberar y reflexionar constantemente sobre sus políticas de admisión. La opinión no significa necesariamente que la universidad pueda depender de esa política sin refinarla”.

Los jueces Ruth Bader Ginsburg, Stephen G. Breyer y Sonia Sotomayor se unieron a la opinión de mayoría. El presidente de la corte, John Roberts y los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito disidieron. La jueza Elena Kagan decidió no atender el caso.

La decisión del caso Fisher v. University of Texas emitida por el máximo foro judicial marca un precedente que afecta a todas las universidades públicas en Estados Unidos o que reciben fondos federales para ayudas económicas a estudiantes.

La Acción Afirmativa es una política que surge a partir del movimiento de derechos civiles en la década de 1960 y que describe los esfuerzos que una institución u organización lleva a cabo para mejorar las oportunidades de grupos históricamente excluidos o subrepresentados. Como ejemplos, destacan los afroamericanos y los latinos en los Estados Unidos.

La UT Austin selecciona un 75 por ciento de sus alumnos de acuerdo a las calificaciones de escuela superior de los estudiantes, que deben pertenecer al 10 por ciento de las puntuaciones más altas. El restante 25 por ciento es seleccionado de acuerdo a una evaluación del alumno, que incluye la raza, como medida para asegurar la diversidad racial en el campus universitario. En el año 2008, Abigail Fisher demandó a la UT Austin alegando que no la habían admitido por dar prioridad a jóvenes de minorías raciales.

Fisher, de tez blanca, no había sido aceptada en principio porque su puntuación al graduarse de escuela superior era inferior al 10 por ciento de las puntuaciones más altas en su clase, como establece la UT Austin. En una declaración escrita a los medios, la joven se mostró decepcionada de la decisión emitida por la Corte Suprema.  

Por su parte, el presidente de UT Austin, Greg Fenves, publicó en su cuenta de Twitter que “la diversidad es esencial para llevar a cabo la misión pública de la UT de proporcionar una educación de alta calidad para cada estudiante”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo