Detective boricua realiza dramática identificación de víctima de masacre de Orlando

Por Metro


Para todos los agentes de ley y orden en Orlando, los pasados días han sido sin duda los más intensos de sus carreras.

Pero para el detective puertorriqueño Danny García Pagán, los eventos del pasado domingo en la madrugada en la discoteca Pulse, lo marcarán por siempre.

En una historia publicada hoy por el portal de The Washington Post, García Pagán narró como la rutinaria labor de identificar víctimas de un crimen se tornó muy personal.

El detective fue llamado al lugar de la masacre –en la que murieron 49 personas, incluyendo 23 puertorriqueños– cerca de las 5:00 de la mañana.

Después de entrevistar a sobrevivientes y testigos, acudió a la morgue. Allí se ocupó de identificar a once de las víctimas del atentado de terror y odio. Destacó al Post que siete de esos cuerpos correspondían a residentes de Kissimmee, lugar con una numerosas población puertorriqueña.

Eso causó que el puertorriqueño hiciera un esfuerzo adicional por identificar a sus compatriotas de forma rápida y precisa.

Pero fue el cuerpo de una joven el que desataría fuertes emociones en el detective. La víctima no tenía identificación y solo presentaba dos tatuajes.

Horas más tarde, García Pagán recibió una llamada de un primo. Este le comunicó que una amiga llamada Yilmary estaba desaparecida. Sabían que había estado en Pulse, pero no habían escuchado nada más.

El detective pidió que le enviaran una foto. Momentos más tarde recibió la imagen en su móvil. “Mi corazón se detuvo. Era ella”, dijo al Post.

Se trataba de Yilmary “Mary” Rodríguez Soliven, de 24 años. En la foto, aparecía junto al hermano de su novio, William Borges,   y su amigo, Jonathan Camuy. El selfie fue tomado poco antes de la masacre. Borges resultó herido, pero sobrevivió. Camuy murió en el ataque.

El detective puertorriqueño admite que días como el pasado sábado son difíciles de olvidar. Lamentó que cerca de cien personas, entre muertos y heridos, fueran blancos del ataque. “Solo querían divertirse”, añadió.

Para ver la historia original de The Washington Post, entre aquí.

Le recomendamos este video:

Loading...
Revisa el siguiente artículo