Más de un millón de dominicanos han dejado de votar en las elecciones desde 1982

Este fenómeno se conoce como abstención electoral y las razones van desde la falta de motivación y de propuestas creíbles, hasta las creencias religiosas

Por Inter News Service

El abstencionismo ha estado presente en los últimos procesos electorales de República Dominicana, al punto de que más de un millón de personas aptas para sufragar no votan en cada elección y en las de hoy podría repetirse este fenómeno por el alto número de indecisos.

En las elecciones presidenciales, congresuales y municipales de 1982 se abstuvo el 26.11%, equivalente a 679,317 de los dos millones 601 mil 684 inscritos; en 1986, la abstención fue de 27.76%, o sea, 843,892, de los 3,039,347 dominicanos con derecho a voto.

Según un informe de organizaciones de la sociedad civil sobre la abstención electoral, en las elecciones generales de 1990, dejó de sufragar el 39.8% y en el 1994 fue un 16%.

Para el proceso electoral de 1996, único en que ha habido segunda vuelta, con un padrón de 3,750,502, en la primera ronda votaron 2,903,859 para un 23% de abstención y en la segunda vuelta sufragaron 2,861,023, en tanto que un 24% no votó.

En el año 2000, un millón 14 mil 312 personas, equivalente al 24% de la población apta, no votaron y en el 2004 se repitió el mismo caso, con un millón 650 mil 743 (27%) que no acudieron a las urnas.

En 2008, dejó de sufragar un millón 363 mil 853, igual al 29%, y en el 2012, un millón 936 mil 130 (29.77%), de los registrados en el padrón electoral no se presentaron a las urnas.

Este fenómeno se conoce como abstención electoral y las razones van desde la falta de motivación y de propuestas creíbles hasta las creencias religiosas, como el caso de los Testigos de Jehová, que no ejercen el derecho al voto.

Los politólogos César Cuello y Freddy Ángel Castro coinciden en que entre las causas figura la falta de propuestas atractivas de los candidatos y partidos políticos para motivar para ir a las urnas el día de las votaciones.

Igualmente, coinciden que en estas elecciones podría registrarse un mayor nivel de abstención o por lo menos mantenerse en alrededor del 30%, que es el promedio histórico de abstención en la República Dominicana.

Algunos ciudadanos no votan porque no creen en el gobierno ni en la propuesta de los candidatos de la oposición. Otros se sienten decepcionados por la falta de políticas públicas para reducir el alto costo de la vida, además de que el dinero no rinde, no hay aumento salarial, existe mucha delincuencia e inseguridad y corrupción.

“La abstención tiene que ver con el desencanto de la gente, el liderazgo no encanta a la gente porque se cansa de promesas incumplidas. Hay mucha gente indiferente porque viven el día a día y para ellos las elecciones no les cambia en nada su situación”, explicó el sociólogo César Cuello.

Mientras, Freddy Ángel Castro considera que el nivel de abstención podría ser mayor en las clases media y alta.

“En una de las encuestas salió que un 30% de los electores quiere un cambio más radical, es decir, desde el punto de vista revolucionario, ese 30% es el mismo que no vota y lo que da es una señal de disgusto con el sistema”, dijo.

Explicó que otro factor que podría aumentar la abstención en estas elecciones es “el inmovilismo que causó el acuerdo de cuatro por cuatro que involucró la reforma constitucional, por lo que no hubo oportunidad para nuevos candidatos y ahí hay una franja de disgusto”, subrayó.

Otro hecho que influiría -según este politólogo- es que las propuestas que presentaron los candidatos son reiterativas, “no encantan a nadie y la gente sabe que son poses de campaña y no habrá una solución real a sus problemas de 15 ó 20 años”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo