¿Camino a la democracia en Cuba?

Expertos comentan sobre cómo la apertura económica en la isla podría impulsar un cambio de régimen

Por David Cordero @David_cmercado

Con un juego amistoso de béisbol entre el equipo nacional de Cuba y las Mantarrayas de Tampa Bay, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, culminó ayer la agenda de su histórica visita a suelo cubano. 

Con un look casual y gafas, Obama hizo su entrada al Estadio Latinoamericano de La Habana, al tiempo que se hizo sentir un sonoro aplauso de parte del público, que alcanzó las 55 mil personas. Junto a él hizo su entrada Raúl Castro, presidente de Cuba. La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y las hijas de ambos, Malia y Sasha, también estuvieron presentes en el juego. 

Antes del partido, Obama ofreció un último discurso a los cubanos sobre el escenario del majestuoso Gran Teatro de La Habana. “He venido aquí para enterrar los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas”, puntualizó enseguida el presidente estadounidense. Acto seguido, Obama defendió la democracia y resaltó que “el futuro de Cuba tiene que estar en manos de los cubanos”.

“Obama está tratando de cambiar la metodología, y, si el propósito final es provocar un cambio hacia la democracia y el embargo no ha funcionado, entonces lo intenta con diplomacia”, dijo a Metro la doctora Mayra Vélez, experta en política internacional.

Durante la visita, en un encuentro con emprendedores cubanos, el primer mandatario estadounidense se mostró confiado en que los planes de acuerdos colaborativos en asuntos comerciales y el área de las ciencias, la educación, los deportes y el acceso a la información terminen por allanar el terreno que daría paso a que el Congreso de Estados Unidos levante finalmente el embargo que mantiene desde 1962.

“Originalmente, el embargo o la retórica de esa política era promover un cambio de régimen, democratizar a Cuba, pero no tuvo las consecuencias esperadas. Lo que hizo fue crear mayor cohesión entre Cuba y América Latina. En la ONU (Organización de las Naciones Unidas), el Consejo General siempre ha votado para que se levante el embargo, así que, en términos de relaciones con el resto de América Latina, el embargo no funciona para mantener un estatus legítimo”, indicó la experta. 

Tras el partido de béisbol, el presidente de Cuba fue a la pista de aterrizaje del aeropuerto internacional José Martí a despedir a Obama. Mientras despegaba el Air Force One, Castro agitaba la mano en señal de despedida. Tras más de cinco décadas de enemistad, el viaje de dos días y medio concretó la naciente y estrecha relación comercial que se prevé entre las naciones. El turismo será el primer empuje económico a la isla, con la reciente apertura a vuelos y cruceros.

Pero este tipo de acercamiento diplomático no es nuevo de parte del Gobierno de los Estados Unidos. Durante la década de 1970, el expresidente de Estados Unidos, Richard Nixon, protagonizó un acercamiento diplomático con China y otros países del Bloque de Este, que se caracterizaban por sus fuertes regímenes comunistas y socialistas, según explicó el doctor Waldemar Arroyo, analista de asuntos políticos internacionales. 

“Ese acercamiento entre Estados Unidos y los países comunistas en el este de Europa tuvieron mucho que ver en el colapso económico de la Unión Soviética y el comunismo a principios de la década de 1990”, dijo Arroyo.

El colapso económico del Bloque de Este, trajo consigo un cambio de régimen hacia la democracia en varios de los países miembros, aunque la apertura hacia el capitalismo no se tradujo en un cambio de gobierno para todos. 

“China se abrió al mundo y creció la actividad económica, pero eso no representó un cambio político”, añadió, por su parte, la doctora Vélez. Tras años de enemistad, el cambio de estrategia se repite nuevamente con Cuba. Queda esperar y observar cómo la naciente actividad económica en la isla puede o no impulsar un cambio de régimen.  

“Una de las cosas que Obama ha estado haciendo es liberalizando, a través de medidas ejecutivas, ciertas áreas del embargo, en las que se puede aumentar la cooperación comercial. Al fomentar el intercambio comercial y crear una nueva clase de capital privado que esté acumulando dinero más allá del Estado, esa misma clase va a ser la que va a presionar para tener mayor participación en las decisiones políticas y económicas”, explicó Vélez.

Loading...
Revisa el siguiente artículo